Cerca del 50% de jóvenes que viven en zonas críticas consumen "paco"

El estudio lo realizó el Gobierno bonaerense en una villa de emergencia. Allí se comprobó que casi la mitad de varones de entre 14 y 30 años, de clase social baja, consumen pasta base. La investigación también derriba algunos mitos, como que es barata, ya que a pesar de que una dosis cuesta 1 peso, los adictos consumen de promedio “un paco” cada cinco minutos.
Martes 26 de septiembre de 2006
El estudio realizado por el Gobierno bonaerense arroja resultados impactantes y sorprendentes. Casi la mitad de los varones de entre 14 y 30 años de un barrio "vulnerable" del conurbano bonaerense consume la droga paco, también llamada pasta base. El estudio se realizó sobre un universo de 643 viviendas, 2.917 personas, de una villa del sur del Gran Buenos Aires.

El trabajo concluyó que el 13,8% del total de vecinos de ese lugar consume drogas ilícitas. Pero en este conjunto de consumidores la adicción al paco supera ampliamente al de las demás drogas: el 47,2% de quienes consumen drogas admite que el paco es su droga principal, mientras que marihuana fuma el 35,9%, cocaína toma el 15,8%, y el 1,1% aspira pegamentos, según comenta hoy un matutino.

La investigación también tira abajo algunos mitos, con respecto a la pasta base. Esto surge luego de escuchar las respuestas de los encuestados. Por ejemplo "no es económico —dijo uno de ellos, en las entrevistas—, porque es un peso cada cinco minutos, más no dura el efecto. A veces escucho que dicen 'la droga de los pobres...' De a un peso, ¿sabés cuánto gastás? Con la cocaína por ahí gastabas 40, 50 pesos de golpe. Pero con esto por ahí los gastás en un ratito, si los tenés en el bolsillo".

Los datos indican que 68,6% consume pasta base a diario, mientras que "apenas" el 3,1% fuma marihuana todos los días, y el 26,5% consume cocaína con esa frecuencia.

En el estudio también se aborda el tema de la exclusión de los que fuman “paco” y señala que: "No sólo forma parte de un grupo social que vive situaciones de aislamiento social debido a la pobreza estructural sino porque, además, su propio uso del paco lo convierte en alguien con el que debe asegurarse una distancia protectora separándolo de su familia, su grupo y sus vecinos".

Además el trabajo destaca que la pasta base provoca ansiedad paranoide que genera la droga, "un tercio de ellos ha tenido accidentes como consecuencia de fumar pasta base y por lo menos un 10% ya hizo tratamientos" para salir de esa droga.