Amenazaron con armas de fuego a jugadores de Morón

A Javier Rossi, la figura del equipo, le apoyaron un arma de fuego en el pecho por haber reclamado públicamente una deuda de tres meses con el plantel. El goleador se va del club y el resto de los jugadores analiza no presentarse a jugar ante Acassuso.
Jueves 26 de mayo de 2016
Un día después de la rutilante victoria ante Colegiales, que lo puso a cuatro puntos del líder Flandria, el plantel de Morón fue apretado por dos sujetos de la barra que se hicieron presente minutos antes del entrenamiento. La peor parte se la llevó Javier Rossi, goleador del campeonato y justamente quien venía de convertir los dos goles contra Tricolor, a quien le apoyaron un arma de fuego en el pecho.

El “Bicho” anunció que no jugará más en la institución del oeste. El defensor y capitán Emiliano Mayola también fue increpado, pero no con tanto ímpetu como lo hicieron con el delantero. Luego del dramático momento vivido, el cuerpo técnico que lidera Walter Otta decidió suspender el entrenamiento de la víspera. El presente del delantero es irreprochable.

Gran parte del momento del Gallo se sustenta por los diez goles que lleva convertidos. Para entender semejante agresión, totalmente repudiable, sólo hay que tener en cuenta las declaraciones del Bicho tras el éxito frente al equipo de Munro, apuntando a los dirigentes por el atraso salarial.

“Empezá a cerrar el orto”, habría sido la amenaza de uno de los barras. Entonces, ¿alguien mandó a los barras a apretarlo?. Recordemos que a los jugadores les deben tres meses de sueldo y que ya habían realizado una medida de fuerza como protesta.

Luego de la agresión, los jugadores se encerraron en el vestuario por un largo rato y apenas empezaron a salir, Rossi declaró al borde de las lágrimas: “Fue un momento muy feo. Se me hace un nudo en la garganta, no puedo hablar. Nunca lo había vivido. Los que están adentro del club que se encarguen de contar lo que pasó. Uno deja todo dentro de la cancha”.

El partido, en duda

Este jueves el plantel está citado nuevamente por la mañana en el estadio. Obviamente, el entrenamiento será bajo custodia policial. Ayer, los jugadores manifestaron que no están dadas las condiciones para presentarse a jugar el domingo contra Acassuso, en cancha de Platense.

Seguramente se asesorarán con Agremiados y luego tomarán una determinación.

Los dichos que caldearon el ambiente

Minutos después del éxito ante Colegiales, que definitivamente puso a Morón en la lucha por el único ascenso a la B Nacional, Javier Rossi se olvidó de lo futbolístico (marcó los dos tantos del triunfo) y se despachó duro contra los dirigentes, que desde hace un par de meses vienen incumpliendo con el pago de los sueldos: “Necesitamos que los dirigentes se pongan a la altura de la campaña que estamos haciendo. Si no responden nada iré al gremio, como hacen todos. Es una lástima que las cosas terminen mal cuando lo único que tienen que hacer es poner plata”.

La palabra del presidente Sauro

“Fue cosa de unos loquitos que apuraron a los jugadores. Y según me informaron, los jugadores no se quedaron callados, lo cual me parece muy bien. Nos manifestaron que los amenazaron y que los apuntaron con armas de fuego”, fueron las palabras del presidente de la institución, Pablo Sauro, quien en el momento que los futbolistas eran amenazados se encontraba a pocos metros del lugar.

El titular del club esperaba el comienzo de la Asamblea General Ordinaria, en la cual iban a organizarse las próximas elecciones, que tendrá cuatro candidatos a presidente: Meyer, Capricciuolo, Pizarro y el oficialismo.

Sauro también se refirió a la deuda que mantienen con el plantel: “Debemos dos meses. Este miércoles les pagué 200.000 pesos. En las últimas semanas cobraron 150 mil pesos; a los cuatro o cinco días 250.000 y este miércoles por la mañana otros 200.000 pesos".