La FIFA rechaza cualquier tipo de intervención de AFA

Lo indicó el presidente de la entidad, Gianni Infantino, luego de una reunión con el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín, en Zurich. La FIFA podría enviar veedores para la elección del 30/6.
Viernes 27 de mayo de 2016
El presidente de FIFA, Gianni Infantino rechazó en principio la posibilidad de que en la AFA se realice una intervención administrativa con el objetivo de allanar el camino hacia la implementación de la Súper Liga en forma inmediata, luego de mantener durante esta jornada una reunión con el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín, en la sede del máximo organismo del fútbol mundial en Zurich.

Marín fue enviado por el gobierno nacional para tratar esa posibilidad directamente con el flamante titular de FIFA, a raíz de las férreas posturas opuestas que se plantearon respecto de los tiempos y formas de establecimiento de la Súper Liga, algo que se exacerbó durante la reunión de Comité Ejecutivo del pasado martes en el predio de Ezeiza.

El suizo Infantino es un hombre cuyos mayores contactos con dirigentes argentinos pasan por el actual presidente de Estudiantes de La Plata, Juan Sebastián Verón, desde la época en que la 'Brujita' jugaba en Inter, de Italia.

Por eso, más allá de que hoy no prosperó esa gestión para la que Marín viajó a Suiza, según le confiaron algunas fuentes afistas a Télam, existe la idea de que el propio Verón, junto a Marín y el vicepresidente de la AFA y titular de River Plate, Rodolfo D'onofrio, puedan encontrarse en Milán antes de la final de la Champions League entre Real Madrid y Atlético Madrid, que tendrá lugar el próximo sábado 28 de mayo en el estadio San Siro.

Por estas horas Verón se encuentra en el exterior, más precisamente en Malasia, acompañando a una delegación juvenil de su club, de la categoría sub 19, que competirá en la denominada Friendz Cup, mientras que D'onofrio también está fuera de la Argentina y más cerca de Suiza, más precisamente en Roma, a donde viajó con su esposa por una compromiso familiar.

Marín fue enviado por el gobierno nacional para tratar esa posibilidad directamente con el flamante titular de FIFA, a raíz de las férreas posturas opuestas que se plantearon respecto de los tiempos y formas de establecimiento de la Súper Liga Muy lejos de todos ellos, hoy en Argentina hubo declaraciones cruzadas y confusas, que fueron desde el presunto "reparto" de la Súper Liga para Marcelo Tinelli y la AFA para Hugo Moyano, hasta declamadas aclaraciones respecto de estar muchos de acuerdo con organizar la Súper Liga, pero difiriendo en los plazos y las formas. O sea en todo.

La Súper Liga albergará, según lo adelantado por sus principales impulsores entre los que se encuentran los cuatro grandes (Boca, River, Racing y San Lorenzo) y obviamente sus respectivos presidentes, con el más temperamental Daniel Angelici a la cabeza, a la primera división y la B Nacional (eso lo manejaría Tinelli, aunque eso fue negado hoy mismo por el titular boquense), mientras que AFA tendría bajo su órbita a las Primeras B, C y D, más los torneos Federales y el seleccionado argentino, todo esto a cargo de Moyano o quien en realidad nuclea las mayores adhesiones de esa parte de los clubes más humildes: su yerno Claudio 'Chiqui' Tapia.

Si esto se concretara evitaría el riesgo de una intervención, con todos los perjuicios que ella conllevaría para el fútbol argentino, aún cuando las sanciones cabrían para el caso de que fuera política o económica, pero no así administrativa, como hoy intentó consensuar Marín con el presidente de FIFA.

Y justamente lo que establece la FIFA en sus artículos 13 y 17 es que sus miembros deben administrar sus temas "de forma independiente y asegurarse que no se produzcan injerencias de parte de terceros en sus asuntos internos".

Un miembro de la asesoría letrada de AFA le aclaró esta noche a Télam que una intervención a la AFA "provocaría la desafiliación automática a la FIFA y la consecuente inhabilitación para que sus representantes, clubes o seleccionados, participen de cualquier competencia internacional".

Claro que esta eventual sanción sería la primera en la historia de Argentina, aunque no así la primera intervención, porque existe una profusa nómina registrada a lo largo del profesionalismo.

Esos antecedentes empezaron a tomar forma en 1949, cuando apareció el primer interventor de la historia, Eduardo Ávalos; el siguiente fue en 1956 Arturo Bullrich, mientras que entre 1966 y 1968 estuvo Valentín Suárez, ex presidente de Banfield creador de los Campeonatos Nacionales.

En 1968 llegó Armando Ramos Ruiz, al año siguiente el dueto Aldo Possi y Oscar Ferrari, y entre ese mismo 1969 y 1971 Juan Manuel Onetto Gaona. Desde 1971 a 1973 fue interventor de AFA Raúl D'onofrio (padre del actual presidente de River Plate, Rodolfo), y en el final de ese 1973 gobernó Horacio Bruzzone.

En 1974 estuvo Baldomero Gigan primero y después Fernando Mitjans, padre del homónimo titular del Tribunal de Disciplina de AFA, y desde finales de ese año hasta 1976 fue interventor David Bracutto, mientras que desde 1976 a 1979 lo sucedió Alfredo Cantilo, a quien luego heredó Julio Humberto Grondona.

"Todo pasa" era la frase de cabecera de Grondona que tenía grabada en su enorme anillo personal. Ahora esta AFA post 'Don Julio' se desangra día a día y la conducción circunstancial vive de barquinazo y barquinazo, sin un líder identificable y con la gobernabilidad de los desacuerdos