Japón, responsable de Hiroshima y Nagasaki

Un editorial del periódico "China Daily" condena los intentos de "mostrar a Japón como una víctima de la Segunda Guerra Mundial" rindiendo homenaje a los civiles que murieron en los bombardeos atómicos de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.
Sábado 28 de mayo de 2016
China, asegura el diario, defiende la no proliferación y la desnuclearización, pero "las justificaciones militares y políticas para el uso de las bombas atómicas contra las dos ciudades japonesas no deberían ser cuestionadas".

Según declara el diario, fue "la guerra de agresión que el Gobierno militarista de Japón llevó a cabo contra sus vecinos, así como su negativa a aceptar su fracaso, lo que hizo que EE.UU. lanzase las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki". Sostiene que es un deber moral de Tokio ofrecer indemnizaciones y pedir disculpas por los daños causados a personas e instalaciones "no solo en Japón, sino también en otras naciones afectadas".

Todos los males que sufrió el pueblo japonés, "incluidos los que sufrieron los supervivientes de los bombardeos atómicos" son, según el artículo, responsabilidad del Gobierno militarista nipón. El artículo recomienda a los supervivientes y a sus familiares exigir disculpas por las bombardeos a los entonces gobernantes de Japón, y no al presidente de EE.UU., Barack Obama, como se ha hecho recientemente con motivo de su visita a Hiroshima.

En opinión de la redacción, existe un "consenso en el bando antifascista sobre la necesidad y la justificación del uso de armas atómicas contra el Japón militarista en un intento de precipitar el fin de la guerra y prevenir que una prolongación de la guerra se cobrara aún más vidas". En realidad, tal consenso nunca ha existido, dado que la Unión Soviética consideró que era injustificado y excesivamente cruel lanzar ataques de tal magnitud sobre las ciudades niponas. Tanto la propaganda como varios comunicados de Estado traslucían esta postura y la opinión pública y oficial en la Rusia contemporánea comparte aquella percepción.

El presidente Obama visitó Hiroshima dentro de la agenda de la cumbre del G7 que se celebró en Japón. Solo habló en un breve discurso sobre "la responsabilidad compartida" de plantearse cómo evitar la repetición de la tragedia. "Las víctimas estadounidenses y japonesas son iguales", aseguró. Sin embargo, evadió el tema de la responsabilidad estadounidense por la muerte de casi 250.000 personas en ambas ciudades.