Champions League: Real Madrid se consagró campeón por penales

Atlético Madrid, dirigido por el argentino Diego "Cholo" Simeone, y su clásico rival, Real Madrid, disputaron gran final de Champions League. Se enfrentaron dos años después de la disputada en Lisboa, cuando el "Merengue" se quedó con su décima "Orejona" de su historia.
Sábado 28 de mayo de 2016

El Real Madrid se consagró el sábado campeón de Europa por undécima vez en su historia de la mano de su estrella Cristiano Ronaldo, al superar 5-3 en la definición por penales al Atlético de Madrid tras un dramático partido que terminó 1-1.

Ronaldo, de opaca actuación en los 120 minutos reglamentarios del choque entre los clásicos rivales en Milán, marcó el quinto penal para su equipo, que conquistó la Liga de Campeones por segunda vez en tres temporadas y volvió a dejar al Atlético a un paso de la gloria, al igual que en 2014.

Juanfran marró el cuarto remate del Atlético, lo que sellaría la suerte de su equipo.

"Estoy muy feliz, es un momento único. Este título tiene un sabor muy especial (...) Creo que los jugadores del Madrid demostramos que tenemos más experiencia y fuimos justos ganadores", dijo Ronaldo a la televisión local tras el partido.

El Madrid tuvo la primera opción clara de gol a los 7 minutos, con un disparo de Gareth Bale que desvió Karim Benzema y fue salvado por Jan Oblak.

El equipo blanco, que pareció leer mejor el partido desde el inicio, no perdonó a los 15. Toni Kroos ejecutó un tiro libre que peinó Bale en el área y Ramos conectó prácticamente bajo la valla para poner el 1-0 ante la salida de Oblak.

La ventaja le dio tranquilidad al Madrid, que se adueñó del balón y el terreno, con un Atlético desdibujado que no hacía pie en el campo de juego.

Pero con el correr de los minutos el Atlético de a poco comenzó a ganar terreno, aprovechando que el Madrid se metía contra su área, y tuvo su primera oportunidad a los 33 con un remate suave de Antoine Griezmann desde el borde del área que fue contenido sin problemas por Keylor Navas.

El atacante francés volvió a probar a los 42, pero su remate desde fuera del área se fue apenas desviado.

UN GOL Y MUCHO DRAMA

Las cosas dieron un vuelco en el segundo tiempo. A los pocos segundos de juego, el árbitro cobró penal para el Atlético por una falta de Pepe sobre Fernando Torres. Griezmann ejecutó a los 47, pero su remate fuerte y al medio pegó en el travesaño.

El Madrid siguió metido muy atrás, como en el final de la primera parte, y el conjunto rojiblanco continuó generando peligro contra la valla de Navas.

El encuentro ganó en intensidad y emociones. El defensor Stefan Savic estuvo cerca de empatar tras un tiro de esquina a los 55. Segundos después Bale remató desviado desde lejos.

El Madrid sufría por su incapacidad de crear juego. Kroos, de gran primera parte, no entraba en contacto con el balón, por lo que los atacantes quedaban muy aislados de sus compañeros.

El equipo del entrenador Diego Simeone hizo valer su característico empuje y ponía contra las puertas al Madrid. A los 58, un derechazo de Koke salió desviado y un minuto después una volea de Saúl volvió a pasar cerca de la valla de Navas.

En medio del control rojiblanco, el Madrid tuvo un par de posibilidades. A los 77 Oblak salvó su valla ante Ronaldo. Segundos después tuvo otra tapada notable ante el portugués, y luego un defensor sacó casi sobre la línea un tiro de Bale.

A los 79 Yannick Carrasco empató el partido para el Atlético al conectar un centro rasante de Juanfran desde la derecha.

El Madrid, ya sin Benzema y con Ronaldo mostrando problemas físicos, intentó en el final pero no pudo romper la paridad.

El suplementario mostró al Madrid extenuado físicamente, con Ronaldo y Bale casi inmóviles por el esfuerzo. A lo largo de esos 30 minutos, que casi no tuvo opciones de gol, se produjeron muchas interrupciones por el cansancio de los jugadores de ambos equipos.

Tras el partido, Simeone dijo que va a pensar sobre su continuidad en el banquillo tras una nueva derrota en la final continental, resultado que calificó de "fracaso".