Arrancó el juicio a Messi por presunta evasión fiscal

Fue sin la presencia del jugador y su padre. Ambos tenían el derecho de ausentarse puesto que enfrentan un pedido de prisión menor a dos años.
Martes 31 de mayo de 2016
Al llegar a la audiencia, en la que no está presente el ídolo de la selección argentina, Lionel Messi, su abogado, Enrique Bacigalupo, dijo: "Nosotros somos de contragolpe, según nos traten yo contesto".

En unas breves declaraciones a la prensa, el veterano jurista fue escueto y no dio detalles de lo que plantearía minutos después ante el tribunal.

Al inicio de la audiencia, que comenzó con unos 20 minutos de retraso, Bacigalupo argumentó que se había producido una vulnerac del derecho de defensa de Messi, al entender que hubo irregularidades en la inspección de Hacienda.

El argumento fue desestimado por el presidente de la sala, Jesús Navarro.

"Entendemos que no existe vulneración de derecho alguno", aseguró el magistrado, frenando en seco el "contraataque" del ex magistrado del Tribunal Supremo español.

El juicio contra el astro Lionel Messi y su padre Jorge por presunta evasión fiscal arrancó sin la presencia del futbolista ni su padre.

Ambos tenían el derecho de ausentarse puesto que enfrentan un pedido de prisión menor a dos años.

El letrado, no obstante, ratificó que el crack rosarino tiene intención de presentarse a declarar el jueves, fecha que ha sido fijada previamente por la sala.

De hecho, Bacigalupo explicó que Messi tenía intención de estar desde el inicio del juicio oral pero no lo hizo debido a que se encuentra convaleciente, recuperándose del fuerte golpe lumbar que sufrió el viernes en el amistoso con Honduras en el estadio Bicentenario de San Juan, preparatorio para la Copa América que se jugará en los Estados Unidos.

La presunta defraudación de la que están acusados los Messi se deriva de la gestión de los derechos de imagen del jugador del Barcelona, quien no pagó lo que le correspondía en concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) entre 2007 y 2009, período en el que facturó algo más de 10 millones de euros. La evasión se eleva a 4,1 millones de euros.

La Fiscalía no acusa al futbolista, contra el que inicialmente se querelló, mientras para su padre pide 18 meses de prisión.

La Abogacía del Estado acusa a ambos y pide 22 meses y medio para cada uno.