Casanello: "Nunca me reuní con Cristina Kirchner”

“Tampoco estuve en la Quinta de Olivos", declaró el juez federal. Las declaraciones son en el marco de la investigación de la ex presidenta, imputada por presunto lavado de dinero, y de Lázaro Báez.
Martes 31 de mayo de 2016
El juez federal Sebastián Casanello rechazó hoy haberse reunido en la Quinta de Olivos con la expresidenta Cristina Kirchner, quien está imputada en la causa que él investiga por presunto lavado de dinero y que también involucra al empresario Lázaro Báez.

En ese marco, el magistrado se presentó también ante el Consejo de la Magistratura para ponerse a disposición y ante ese organismo tildó de "falacias" las acusaciones en su contra por supuestamente haber recibido dinero de Báez a modo de coimas.

"Desmiento categóricamente todas las alusiones realizadas de modo agraviante e inexacto sobre mi persona. Nunca me he reunido con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en ninguna circunstancia. Nunca estuve en la Quinta Presidencial de Olivos.

Jamás recibí una contraprestación de ninguna especie para que tome una decisión jurisdiccional en uno u otro sentido", enfatizó el juez federal.

En un comunicado difundido por el Centro de Información Judicial (CIJ), Casanello rechazó las denuncias en su contra por el presunto cobro de unos 3 millones de pesos a modo de coima por parte de Báez, a quien tiene detenido por lavado de dinero desde hace casi dos meses.

El magistrado consideró que las afirmaciones periodísticas en su contra "constituyen una operación calumniosa" que busca "afectar" su "honor" e "interferir" su labor, más allá de comprender "que las opiniones críticas forman parte de su labor y justamente por respeto a ese trabajo periodístico, a la libertad de expresión y al derecho de los ciudadanos a informarse".

"Sobre mi desempeño acepto cualquier tipo de crítica pero no puedo pasar por alto que falsa e impunemente se invente y se me acuse por un hecho de corrupción u otras conductas reñidas con el regular ejercicio de mi cargo", añadió.

Antes de dar a conocer el comunicado, Casanello se presentó personalmente en el Consejo de la Magistratura y se puso a disposición de la comisión de Acusación y Disciplina del organismo, más allá de que aún no existe ninguna una denuncia en contra en ese organismo.

Esto obedece a que la diputada porteña Graciela Ocaña anunció que presentará una denuncia ante el Consejo por presunto mal desempeño en sus funciones.

Este lunes, un abogado denunció a Casanello por cohecho a raíz de los dichos del periodista Eduardo Feinmann en el programa "Animales Sueltos", en el que acusó al magistrado de recibir 3 millones de pesos para cerrar la causa y no investigar a Cristina Kirchner.

Tras la denuncia, la cual recayó en el juzgado de SebastiánRamos, el propio Casanello presentó un escrito en el que reclamó que se cite a declarar a Feinmann y tildó sus acusaciones de "falaces".

Además, fuentes cercanas al magistrado afirmaron a NA que persiste una operación mediática en contra del juez, con el fin de apartarlo de la causa.

En ese sentido, Leandro Báez, hijo del empresario detenido, lo recusó por falta de imparcialidad y prejuzgamiento y lo acusó de direccionar la causa contra su familia y dejar de investigar a la expresidenta y otros exfuncionarios.

Por ese planteo, la Sala II de la Cámara Federal ya citó a una audiencia el próximo lunes, el mismo día en que está citado Lázaro Báez, quien reclamó al Tribunal ser escuchado en la causa que se sigue en su contra.

Las fuentes del juzgado consultadas por NA no descartan que la Sala II pueda hacer lugar al planteo de apartarlo de la causa, ya que el código contempla esa posibilidad cuando existe temor de parcialidad a raíz de la andanada de rumores que acusan a Casanello de no investigar a los exfuncionarios.

El tribunal integrado por Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah debe resolver ahora no sólo si ratifica o no en la causa a Casanello, sino además si confirma el procesamiento contra Báez por lavado de dinero.

En tanto, este miércoles el juez Casanello definirá si procesa al empresario y su hijo Martín, por haber recibido 208 millones de pesos por parte de la firma suiza Helvetic Group, depositados en las cuentas de Austral Construcciones y que según el empresario eran para participar de la licitación para la construcción de dos represas en Santa Cruz.