Carrió, dura con Michetti: “Jamás hubiera entregado mi conciencia para ser vicepresidente”

La diputada nacional le pidió a la vice de Cambiemos que "haga silencio", luego de que ésta la calificara de "inmanejable".
Jueves 2 de junio de 2016
La diputada nacional Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) le pidió esta noche a la vicepresidenta Gabriela Michetti que "haga silencio", luego de que ésta la calificara de "inmanejable", y aseguró sentirse "usada" por Cambiemos en campaña electoral.

Michetti aseguró que "Lilita trabaja sola, es muy difícil que ella trabaje en equipo. Por eso muchas de las cosas que ella dice son a título personal. Es inmanejable".

"Que la vicepresidenta haga silencio, porque yo jamás hubiera designado a (Ricardo) Echegaray. Vendió su conciencia para llegar a la vicepresidencia. Yo no voy a hablar mal de ella, pero le pido que nunca más hable mal de mí", disparó la legisladora.

Además, dijo a Todo Noticias que se siente "cansada", ya que a "los 60 años, que me digan 'inmanejable' no lo tolero más. Sé quién es (Michetti) y la quiero, pero que trate de no excederse, me parece una falta de respeto".

"Se terminó la superficialidad, como soy capaz de callar soy capaz de dar una trompada verbal, no me provoquen más -avisó-. Tengo un dolor profundo, porque siempre me usaron. Hablan maravillas de mí en campaña electoral y después dicen estas cosas. No voy a romper, pero traten de tener un poco de cordialidad", reclamó Carrió.

En tanto, reiteró sus críticas al papa Francisco, al asegurar que "juega la interna del PJ" y aseverar que "los cristianos no entendemos lo que está haciendo".

"El papa Francisco no ayuda a pacificar el país. A mí no me importa lo que piensa de la política, cuando se pone a reírse con Hebe de Bonafini, yo esas pavadas no miro. Para ver un buen espectáculo la miro a Máxima (Zorreguieta), que es divino. Hago Zapping", confesó.

Finalmente, al enterarse de que el programa Showmatch, que conduce Marcelo Tinelli, está preparando una parodia de "Gran Hermano" donde se la muestra enojada, no dudó en afirmar que es "una campaña de desprestigio", y luego se preguntó: "¿Quién la pagará?, porque yo nunca me enojo".