Perú elige presidente con un "balotaje"

La populista de derecha Keiko Fujimori, y el liberal Pedro Pablo Kuczynski compiten para suceder a Ollante Humala y prometen revisar el modelo político, económico y social que predominó en el país durante los últimos 15 años.
Sábado 4 de junio de 2016
Los ciudadanos de Perú irán el domingo las urnas para elegir en segunda vuelta al sucesor del presidente Ollanta Humala, y la opción entre la populista de derecha Keiko Fujimori y el liberal Pedro Pablo Kuczynski sugiere la posibilidad de revisar el modelo político, económico y social que predominó en el país durante los últimos 15 años.

Los candidatos -aliados para el balotaje de 2011 que Fujimori perdió ante Humala- protagonizaron una campaña intensa y áspera, centrada en el debate de las políticas de seguridad ciudadana y en acusaciones cruzadas de supuestos nexos con el narcotráfico.

Keiko sobresalió por su discurso de “mano dura” y las polémicas propuestas de sacar a las Fuerzas Armadas a las calles y construir cárceles a más de 4.000 metros de altitud para recluir en ellas a los delincuentes más peligrosos, criticadas por Kuczynski, Amnistía Internacional y otras organizaciones humanitarias.

Esa prédica la acercó a la imagen de su padre, Alberto Fujimori, el presidente que entre 1990 y 2000 gobernó con mano de hierro, redujo el delito común y derrotó al terrorismo, pero cometió graves violaciones a los derechos humanos por las cuales está pagando una condena a 25 años de cárcel.

El fujimorismo todavía polariza a la sociedad peruana, y por ese motivo Keiko es quien tiene mayor cantidad de “voto duro” (personas que la votarían bajo cualquier circunstancia) y a la vez de “antivoto” (quienes no votarían por ella por ningún motivo), según registró un sondeo reciente de la firma Ipsos.

La líder del partido Fuerza Popular (FP) encabezó las encuestas de intención de voto para el balotaje pero redujo su ventaja en los últimos días, producto del aluvión de apoyo a Kuczynski por parte de dirigentes y organizaciones, y de la multiplicación de denuncias contra Keiko y varios de sus correligionarios.

Algunos analistas admitieron la posibilidad de que el resultado de la elección sea más ajustado que el que sugirieron los últimos sondeos.

Quien sea elegido el domingo-y asuma el cargo el 28 de julio próximo- deberá afrontar, entre otros, dos grandes desafíos, uno en materia económica y el otro, de carácter institucional.

El reto económico estará dado por el aparente agotamiento de algunos de los pilares del modelo que permitió a Perú crecer sin interrupción en la última década y media, y a tasas extraordinarias en la mayoría de esos años.

Caídos los precios internacionales de las materias primas y prácticamente congelada la puesta en marcha de nuevos emprendimientos mineros, el gobierno de Humala prefirió que aumentaran la tasa de inflación, el déficit fiscal y la deuda pública a efectuar un ajuste con mayor costo social.

En tanto, el desafío institucional lo planteará el Congreso unicameral, en el que un partido tendrá mayoría propia por primera vez en más de 15 años.

Ese partido es FP y su control del parlamento podría significar tanto un obstáculo para un eventual gobierno de Kuczynski como una facilidad excesiva para una administración de Fujimori, razonaban en los últimos días algunos observadores.

Kuczynski, de 77 años, se postula por su partido Peruanos Por el Kambio (PPK, la sigla con que también se lo conoce al candidato) y lo secundan como primero y segunda vicepresidentes Martín Vizcarra, ex gobernador de Moquegua, y Mercedes Aráoz, ex ministra de Comercio Exterior y Turismo, de Producción y de Economía y Finanzas.

Fujimori, de 41, solo estará acompañada por el ex ministro de Agricultura José Chlimper, debido a que su original candidato a segundo vice, el ex gobernador de Junín Vladimiro Huarco, fue impugnado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por haber regalado alimentos en actos proselitistas, lo que está penado por la ley.

Casi 23 millones de ciudadanos están habilitados para votar en alguno de los 5.086 centros electorales desplegados por todo el país o en las oficinas consulares en el exterior.

Las urnas estarán abiertas entre las 8 y las 16 (las 10 y las 18 en la Argentina) y el voto es obligatorio para aquellos que tienen entre 18 y 70 años de edad.

Los primeros resultados oficiales se conocerán alrededor de las 21, anticiparon fuentes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe), pero antes ya se habrán divulgado los resultados de encuestas a boca de urna y conteos rápidos de firmas privadas, que usualmente arrojan datos con bajo margen de error.