Se multiplican los casos de estafas a los jubilados

Landas de delincuentes les roban la jubilación, los extorsionan con sus ahorros e incluso los llegan a despojar de sus viviendas. Las técnicas más usadas.
Domingo 5 de junio de 2016
Los jubilados se convirtieron en blancos fáciles para bandas de delincuentes que los estafan y les roban sus haberes, los ahorros e incluso hasta la vivienda en la que viven desde hace varias décadas.

En lo que va del año se denunciaron más de 500 casos de ancianos estafados con su jubilación, extorsionados con sus ahorros e incluso despojados de sus viviendas, en una tendencia que día a día crece en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, publicó Diario Popular.

La información surge de un relevamiento realizado por la ONG Defendamos la República Argentina, ya que su titular, el especialista en delitos contra la tercera edad Javier Miglino, señaló que "cada día son mayores las consultas de ancianos" por este tipo de situaciones.

"Nos consultan porque les han robado sus ahorros, les han quitado la jubilación completa, joyas e incluso algunos han sido víctimas de la banda que usurpa en Belgrano y Núñez y ante la ausencia de los moradores han perdido sus viviendas, como los casos ocurridos en la calle Manuel Ugarte 1890 y 1892 en el porteño barrio de Belgrano", precisó Miglino.

Entre las técnicas más utilizadas aparecen la historia sobre un cambio en la circulación de los dólares, la presunta vuelta del corralito, la venta de billetes falsos por parte de arbolitos y hasta apócrifos planes de ahorro.

Desde la ONG señalaron que utilizando la técnica del corralito "los abuelos no sólo les entregaban los billetes que hubiera en la casa, sino que también en un caso llegaron a subirse al auto con los estafadores e ir al banco para vaciar su propia caja de seguridad".

Ante la constante aparición de casos, la justicia puso en la mira a los empleados de los bancos, ya que, según dijo Miglino, "resulta casi imposible que este tipo de estafas se lleve adelante sin una mínima colaboración criminal por parte del personal bancario".

Otro de los conflictos se da con los arbolitos, cuando los abuelos buscan comprar dólares con sus ahorros. Defendamos la República Argentina denunció que en más de una ocasión los abuelos terminan buscando adquirir la moneda norteamericana en la calle Florida.

"Allí no se piden documentos ni hay restricción para comprar, pero el resultado es que, al momento de cambiar esos mismos dólares para gastos personales, se enteran de que son falsos", explicaron.

También los delincuentes utilizan una táctica llamada "Plan de ahorro previo", por la cual se investigan alrededor de 200 casos en 2016 entre la Ciudad de Buenos Aires, Lomas de Zamora, San Isidro, Morón, San Martín y Quilmes.

Acerca de este ardid, Miglino detalló: "A la salida de los trenes de Constitución, Retiro, Chacarita y otros sitios se han instalado vistosos stands que llaman la atención, donde las promotoras se acercan a los señores mayores y les preguntan si quieren averiguar si tienen capacidad crediticia para comprar un auto nuevo".

"No venden nada, sólo se trata de una consulta equivalente a una encuesta crediticia. Los abuelos en general brindan su DNI y alguna tarjeta de débito y a los 60 días comienzan a debitarles automáticamente entre 500 y 2.000 pesos en concepto de planes con nombre de Ambo, Nuevos y Tu Primer Coche, entre otros", completó.

El relevamiento consignó que "más de 500 abuelos han resultado ser víctimas de bandas de timadores durante este año", por lo que alertaron a los abuelos a una serie de medidas tendientes a prevenir estos cuentos del tío.

Las indicaciones de la ONG son las siguientes: "Nunca atender el portero eléctrico a desconocidos y, tratándose de parientes, bajar hasta la entrada para cerciorarse; nunca comprar billetes a los arbolitos de la calle Florida; y no brindar sus datos personales en ninguna promoción en vía pública".

Además, Miglino instó a "nunca dejar la casa o el departamento vacío, porque los usurpadores pueden aprovechar la ausencia para ingresar y redactar un contrato de locación falso".