Tras la arritmia, Macri descansa “tranquilo” en su quinta

Se lo vio junto a su familia. Su mujer, Juliana Awada, destacó que “está bien”. Preparó con funcionarios la agenda oficial para esta semana. Este lunes retoma las actividades previstas.
Domingo 5 de junio de 2016
El presidente Mauricio Macri pasó el fin de semana "tranquilo" junto a su familia en la quinta Los Abrojos, en el noroeste del Gran Buenos Aires, y se preparaba para iniciar este lunes su actividad oficial de acuerdo a la agenda que preparó con funcionarios del gabinete.

Así lo indicaron hoy Juliana Awada, esposa del presidente, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quienes destacaron además el buen estado de salud que manifestaba el mandatario después de la arritmia cardíaca que lo afectó el viernes.

Incluso, el jefe de la unidad médica presidencial, Simón Salzberg, quien le aconsejó reposo a Macri, ratificó hoy que el jefe de estado "está bien" y señaló que "hay que tener en claro que la palabra arritmia no implica una gravedad”.

La esposa del presidente se mostró entusiasta esta mañana al señalar que Macri "está perfecto" y "tranquilo" en su descanso dominical, a la vez que destacó que planeaba hacer algún deporte por la tarde.

Macri "es una persona muy sana. No fuma, no toma, hace deportes y trabaja todos los días diez o doce horas", añadió Awada quien agradeció los mensajes de apoyo que recibió a través de las redes sociales el presidente.

La primera dama también señaló por radio Mitre que el cuadro que afectó a Macri tomó "un estado de más gravedad de lo que era. Arritmia puede tener cualquiera, no es nada grave".
En este sentido, recordó que el viernes el presidente se sintió "mareado" alrededor de las 15 en la Quinta Presidencial y que al finalizar su agenda "el médico le hizo unos controles y decidió que era mejor que se haga un chequeo", por lo que se dirigió a la clínica Olivos y salió la misma noche de ese día.

A su vez, el ministro Frigerio reveló que con el presidente ya armaron la agenda de actividades oficiales para toda la semana y esperan desde mañana "trabajar a pleno".

El cardiólogo Simón Salzberg, en tanto, remarcó que desde que Macri manifestó el malestar hasta que se hizo los útlimos chequeos ayer todo "fue con mucha tranquilidad".
El viernes "a la tarde el paciente presentó un síntoma de palpitaciones, se preocupó y allí es cuando consultó", acotó.

Y, en diálogo con radio El Mundo, explicó que "el corazón normalmente debería latir como un relojito" pero en el caso de una arritmia "el latido es diferente, es irregular, eso es una fibrilación auricular".

Ahora, dijo, Macri "está bien" y "medicado adecuadamente para evitar otro episodio".
Salzberg revisó ayer al presidente en la Quinta de Olivos, donde le hizo un electrocardiograma, tras lo cual lo autorizó a que se movilizara hacia su casona en Malvinas Argentinas.

La esposa de Macri y madre de su hija menor, Antonia, resaltó que en esa quinta pasan "todos los fines de semana tranquilos con nuestros hijos".