Madre de científico asesinado: "Gritaba en el piso de dolor"

La mamá de David Varlotta, el joven distinguido por la NASA, pidió “justicia”. Los delincuentes “eran muy jovencitos”.
Lunes 6 de junio de 2016
La madre de David Varlotta, el joven científico distinguido por la NASA que murió tras ser baleado por delincuentes en la puerta de su casa del partido bonaerense de Malvinas Argentinas, pidió que haya "justicia" por el crimen.

"Antes cuando escuchaba de estas cosas pedía que los ayuden a cambiar (a los delincuentes), pero ahora quiero justicia, porque justicia divina seguramente va a haber", expresó Mirta, la madre del muchacho.

La mujer dijo que los asesinos de su hijo "eran muy jóvenes, usaban gorras y escaparon en un auto blanco".

David Varlotta había sido herido de un balazo en la espalda el pasado 31 de mayo durante un asalto en la puerta de su casa de la localidad de Villa de Mayo, en esa zona del noroeste del Gran Buenos Aires.

El joven, según la información que se conoció este fin de semana, murió cuatro días más tarde en un hospital de Malvinas Argentinas.

David, quien era hijo del el pastor Jorge Varlotta, de la Iglesia Evangélica Menonita de Moreno, había cobrado notoriedad cinco años atrás cuando obtuvo el segundo puesto en la 62° Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Intel-Isef, en la ciudad de Los Ángeles.

Ese año lo distinguieron por un proyecto de un sistema económico para destilar agua que nació para ayudar a los chicos de una escuela de Jujuy.

La distinción redundó en que la agencia aerospacial de Estados Unidos le pusiera su nombre a un asteroide y en que también fuera recibido por la entonces presidenta Cristina Kirchner.

En la madrugada del 31 de mayo pasado la vida del joven científico se truncó cuando dos delincuentes lo sorprendieron en el momento en el que llegaba a bordo de su auto a su casa de Sucre y Amenábar.

La escena fue vista por la madre del muchacho, que se asustó y gritó, por lo que uno de los delincuentes realizó el fatal disparo.

Mirta contó que ese fatal día esperó que su hijo volviera muy tarde de una reunión religiosa y se aprestaba a ayudarlo a abrir el portón del garaje,

"Me levanté a abrir el portón y cuando estaba con el auto adentro veo que los delincuentes están entrando. Yo grité y cuando volví a mirar David ya estaba en el piso. Se fueron corriendo, eran muy jovencitos. Los pude ver, tenían camperas y gorras con viseras, pero no se si los podría reconocer", contó la mujer.

Las mujer recordó a su hijo como una persona solidaria, que desde chico se había inclinado al estudio.

"En la técnica 12, de Retiro, se metió de lleno en el departamento de ciencias y llegó a ser el vocero de todo lo relacionado a concursos", recordó.