Picardía criolla: comprar desde otros países para volar barato

Para ir a EE.UU. o Europa, algunos turistas argentinos ya empezaron a comprar pasajes desde San Pablo, Foz de Iguazú o Montevideo donde resultan más económicos.
Sábado 11 de junio de 2016
Cada vez más argentinos están viajando a alguna ciudad de Brasil, a Montevideo y a Santiago de Chile no como turistas, sino como "pasajeros en tránsito" hacia el verdadero destino final: alguna ciudad europea o norteamericana. ¿El motivo? Volar desde allí cuesta entre un 20 o 30 por ciento menos.

Más allá de las razones coyunturales de cada país, como pueden ser las vacaciones o las crisis económicas que fuerzan la demanda y los precios de los pasajes hacia abajo, las aerolíneas que operan aquí tienen que respetar un piso tarifario regulado desde el Estado, es decir, no pueden vender pasajes por debajo de ese precio fijado.

Argentina es de los pocos países que lo tienen. En el resto, las empresas fijan los precios en función de la oferta y demanda, que varía según los factores estacionales y momentos económicos internos. Sin embargo, dicen las mismas fuentes aeronáuticas consultadas, este piso afecta más a los vuelos domésticos que a los internacionales. ¿Entonces? Otras cuestiones que aquí tiran los precios hacia arriba son los impuestos y las tasas de embarque, que siempre fueron más caras en la Argentina en comparación con los demás países de la región.

Los turistas argentinos coinciden que el aeropuerto de Montevideo es el más conveniente, principalmente para los que viven en Buenos Aires, ya que se puede llegar de forma fácil y económica a través de un vuelo de cabotaje hasta Puerto Iguazú por $ 1900 y desde allí un taxi hasta el aeropuerto de Foz que cuesta entre 400 y 600 pesos. Haciendo eso te podés ir a Miami, desde Foz, por 5000 pesos.


"En el último mes, el 10% de la gente que entró en Turismocity estando en la Argentina hizo búsquedas para salir desde aeropuertos alternativos como Iguazú (y cruzar en auto a Foz, del lado brasileño), San Pablo, Santiago de Chile, Montevideo, Río de Janeiro o Porto Alegre -comenta Julián Gurfinkiel, socio fundador de Turismocity, un metabuscador que comparte ofertas de vuelos baratos a través de redes sociales, casillas de mails y apps-. "Este año, debido a la crisis brasileña, los vuelos a Estados Unidos y Europa partiendo desde ese país se vendieron a partir de $ 5000, así que mucha gente los compró para salir desde alguna terminal de Brasil."

Aunque no recuerda con exactitud, un valor cercano a ése fue el que pagó Juan José el año pasado para ir a Europa con su familia. "Vi la promoción del vuelo San Pablo-París por la app de Turismocity y lo saqué porque era realmente mucho más económico -cuenta el abogado-. Y la semana que viene nos vamos a Miami, también desde San Pablo", cuenta entusiasmado, y asegura que la ecuación es beneficiosa aun pagando, como hizo él, los tres pasajes del tramo Buenos Aires-San Pablo. Para llegar hasta esos aeropuertos, desde la Argentina, los vuelos se consiguen desde $ 2000, por lo que el costo final rondaría los $ 7000 por persona para volar a Europa. Pero la realidad es que muchos argentinos canjean millas hacia esos aeropuertos regionales -millas prontas a vencer o que no alcanzan para un pasaje a Europa o Estados Unidos- y se ahorran, también, de pagar ese tramo. Una de las que lo acaba de hacer es Laura Iglesias, que cambió sus millas acumuladas del programa Aerolíneas Plus, de Aerolíneas Argentinas, por cuatro pasajes ida y vuelta a Montevideo para ella, su marido y sus dos hijos.