Meg Ryan, centro de burlas por su "renovado" rostro

La actriz estadounidense reapareció en los Premios Tony y sorprendió a todos con su transformación facial. Ryan reapareció en el escenario del Bacon Theater de Nueva York para presentar “She loves me”.
Martes 14 de junio de 2016

Sin dudas, una de las mujeres preferidas de las comedias románticas de Hollywood. Rasgos perfectos, talento, bajo perfil y películas taquilleras.

Pero el correr de los años y la presión por seguir siendo la “niña bonita” llevaron a la talentosa figura a adoptar métodos de rejuvenecimiento que, a la vista de todos, no la favorecieron.

El domingo reapareció en la entrega de los Premios Tony y las críticas fuero despiadadas."Desastre facial”, titularon varios medios extranjeros.

Otros, aún menos decorosos la llegaron a comparar con “El guasón”, interpretado por Jack Nicholson.

La actriz, de 54 años, apareció con el rostro prácticamente irreconocible. “Si Harry volviese a encontrarse con Sally, él no la reconocería”, indicaban algunos “memes” (afiches graciosos) en las redes sociales (recordando su protagónico en “Cuando Harry conoció a Sally”).

Si bien la estrella de “Un ángel enamorado” ya había dado muestras de de los cambios en su cara por algunas cirugías estéticas, su nueva transformación la hace lucir totalmente distinta.

Hace un tiempo, Ryan había dicho que no le prestaba atención a lo que se decía sobre ella ya que, según aseguraba, “había mucho odio en el mundo”.

“Amo mi edad, amo mi vida ahora mismo. Amo la persona en que me he convertido”, suele decir en entrevistas, haciendo oído sordos a los comentarios despiadados. Meg, al igual que otras tantas bellas mujeres de la industria cinematográfica, es una de las que que se sienten obligadas a tener que ser jóvenes eternamente.