Secuestran más de cien kilos de cocaína con destino Israel

La droga estaba oculta en muebles que ya estaban embalados dentro de contenedores.
Miércoles 15 de junio de 2016
El procedimiento, bautizado "Operación Medio Oriente", fue realizado por personal de la Superintendencia de Drogas Peligrosas con asistencia de efectivos de la Policía Israelí.

Si bien la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, iba a brindar esta mañana una conferencia de prensa en la que daría detalles de los operativos, finalmente la actividad quedó suspendida por orden del juez nacional en lo Penal Económico 10, Diego García Berro.

Es que según dijeron las fuentes, el juez que investiga la causa obtuvo nuevos datos que podrían desembocar en más detenciones y elementos secuestrados.

Hasta hoy fueron apresadas varias personas de nacionalidad argentina, en tanto que los investigadores procuraban establecer las identidades de "la conexión israelí", es decir aquellos que recibirían la droga en destino.

La pesquisa se inició a fines de mayo pasado, cuando la Policía de Israel detuvo a una mujer argentina en el aeropuerto de la ciudad de Tel Aviv.

De acuerdo con la causa, la mujer estaba en el lugar asegurando los pasos previos para un envío importante de droga que se realizaría por vía marítima, desde un puerto argentino y hacia la ciudad de Haifa, en la costa israelí en el Mar Mediterráneo.

La información obtenida, además, indicaba que la droga estaría disimulada en un servicio de mudanzas dirigido por ciudadanos de ambas nacionalidades.

A partir de esos datos, los policías antinarcóticos de la PFA consiguieron identificar un contenedor guardado en un depósito fiscal porteño bajo jurisdicción de la Dirección General de Aduanas, a la espera de ser trasladado al Puerto de Buenos Aires.

Con escáneres de rayos X, los expertos inspeccionaron varios muebles de madera ya embalados en el contenedor, y descubrieron que en el interior de varias mesas había "figuras irregulares", que resultaron ser un total de 180 paquetes rectangulares o "ladrillos" de cocaína, con un peso de más de 100 kilogramos y con un valor en el mercado ilegal de unos 16.000.000 de dólares.

Luego se llevaron a cabo varios allanamientos en distintos puntos de la Capital Federal y fueron detenidas distintas personas relacionadas con la supuesta empresa de mudanzas.

Los informantes coincidieron en señalar que los pesquisas se sorprendieron con el destino de la cocaína, ya que es habitual que los narcotraficantes envíen la droga desde Sudamérica hacia Estados Unidos, Europa o incluso pasando antes por África, pero no a Israel.

Una de las cuestiones que aún resta averiguar es si la droga tenía como destino final el consumo interno en el país de Medio Oriente, o si se trataba de una ruta alternativa para llevar la cocaína a Europa.