EE.UU. venció a Ecuador y accedió a semifinales

Se impuso 2 a 1 con goles de Dempsey y Zardes para los locales, mientras que Arroyo descontó para el Tri. El equipo de Klinsmann mostró solidez y contundencia para llegar por primera vez a semifinales.
Jueves 16 de junio de 2016

El anfitrión Estados Unidos se metió en la semifinales de la Copa América Centenario con una sufrida victoria 2-1 ante Ecuador, en un partido caliente con expulsados y mucho roce.

El vaquero Clint Dempsey marcó de cabeza a los 21 minutos, Gyasi Zardes aumentó en el 66 y Michael Arroyo descontó en el 74 del encuentro disputado en el CenturyLink Field de Seattle (noroeste) ante 47.322 espectadores.

El equipo del alemán Jürgen Klinsmann fue un justo ganador del choque en el que fueron expulsados Antonio Valencia en Ecuador y Jermaine Jones en el local, además del técnico visitante, Gustavo Quinteros.

Estados Unidos se cruzará en semifinales con el vencedor de Argentina-Venezuela, su segunda aparición entre los cuatro mejores de una Copa América, luego de Uruguay-1995, donde perdió ante Brasil.

Tras un flojo arranque en el torneo con derrota 2-0 ante Colombia, el local se levantó primero con una goleada 4-0 ante Costa Rica y luego se impuso a Paraguay por 1-0 para ganar el Grupo A.

De su lado, los ecuatorianos se quedaron a las puertas de alcanzar las semifinales de una Copa América nuevamente tras el torneo continental que organizaron en 1993, cuando tropezaron con México por el pase a la final.

La desilusión es grande para Ecuador, que lidera con Uruguay la eliminatoria mundialista de la Conmebol para Rusia-2018 pero este jueves no estuvo a la altura.

El argentino-boliviano Quinteros eligió al volante Michael Arroyo para reemplazar al delantero Jaime Ayoví y armar así un mediocampo con cinco hombres.

La lucha estaba planteada en esa zona, y ambos buscaban sorprender en velocidad, los ecuatorianos con Jefferson Montero por izquierda y los locales con Bobby Wood por derecha.

El partido tenía ritmo y aproximaciones, como esa internada de Wood por izquierda a los 17 en la que no logró patear con fuerza ante la salida de Alexander Domínguez, o un violento disparo alto de Arroyo desde buena posición del otro lado un minuto más tarde.

En medio de esa paridad, Estados Unidos encontró el gol a los 21 en una buena maniobra colectiva definida con un gran cabezazo de Dempsey.

La acción la inició Wood, que se internó por la derecha y pasó atrás a Jermaine Jones, cuyo centro halló solo en el punto penal al vaquero para su tercer gol en el torneo.

Como era de esperar, el local se replegó un poco y los ecuatorianos adelantaron líneas, a pedir de boca de los de Klinsmann.

El propio Dempsey casi aumenta cinco minutos más tarde, pero Domínguez controló bien su disparo bajo.

El arquero fue crucial nuevamente a los 42 para mantener con vida a Ecuador, tapando un remate cara a cara ante Alejandro Bedoya.

Los de Quinteros dispusieron sin embargo de una gran ocasión en el 45+1, con una escapada de Arroyo cuyo potente disparo fue rechazado con los pies por Brad Guzan.

Ecuador salió más decidido en el complemento y casi lo empata a los 48, pero Enner Valencia no llegó por centímetros a un balón peinado por su tocayo Antonio Valencia en el primer palo.

Un par de minutos después los dos se quedaron con diez con la expulsión de Antonio Valencia, que estaba amonestado, por una patada a Bedoya, y de Jermaine Jones por un manotazo a Arroyo en la trifulca que siguió.

Quinteros tuvo que mover el banco de manera forzada a los 62 con el ingreso del volante Fernando Gaibor por Christian Noboa, que sintió un tirón en la parte posterior del muslo.

Pero Ecuador no tuvo tiempo de reacomodarse. A los 66, Dempsey aprovechó una desinteligencia en la zaga central rival, dominó el balón en el área chica y su disparo cruzado, que iba al gol, fue empujado sobre la línea por Gyasi Zardes.

Perdido por perdido, Ecuador se fue con todo arriba y tuvo su premio a los 74, con el descuento de Arroyo con un gran remate bajo desde afuera del área a la salida de un córner.

Tres minutos después Enner Valencia tuvo el empate, pero cabeceó desviado absolutamente solo.

Al final, Estados Unidos resistió como pudo y celebró a lo grande, aunque Klinsmann todavía se debe estar agarrando la cabeza por la roja de Jones y las amarillas de Wood y Bedoya, sus segundas del torneo, que se quedan sin semifinales.