Papa, a Scholas: "Temo que puedan caer en la corrupción"

Se conocieron más fragmentos de la carta que Francisco le envió a los dirigentes de la ONG, José María del Corral y Enrique Palmeyro. "Perdónenme si esto los ofende”, dijo.
Jueves 16 de junio de 2016

El diario La Stampa, de Roma, publicó una crónica con pasajes de la carta que el papa Francisco les envío a los responsables de la ONG Scholas Ocurrentes, José María del Corral y Enrique Palmeyro, en la que les ordenó que rechazaran la donación de más de 16 millones de pesos que le había hecho el gobierno de Mauricio Macri .

El Sumo Pontífice escribió la misiva días atrás, luego de que se enteró por los medios argentinos que la Casa Rosada había dispuesto una millonaria donación para Scholas. Del Corral y Palmeyro habían solicitado esa ayuda a las autoridades.

Molesto por la lectura política que se hizo del decreto 711/16, Jorge Bergoglio hizo saber a los encargados de la ONG que debían devolver el dinero: "El Gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo, que no tienen derecho a pedirle un centavo", sostuvo el Papa, un pasaje de la carta que ya había trascendido el sábado pasado.

Vatican Insider, el sitio web de La Stampa dedicado al Vaticano, informó que Francisco se mostró preocupado en otro tramo del texto: les advirtió a Del Corral y Palmeyro que temía que puedan "resbalar" y caer en la corrupción.

"Perdónenme si esto los ofende, pero es un resbalar suave y casi sin darse cuenta", apuntó el Papa. Y agregó, según reveló el periodista Andrés Beltramo Álvarez, que ese resbalar después "contagia", "se justifica" y que termina "peor que al principio". El Sumo Pontífice remarcó que es un "camino resbaladizo y cómodo, que nosotros tendríamos las razones para justificar pero que asesina".

Según Vatican Insider, el Papa sostuvo que "la austeridad, la pobreza, el trabajo noble" son el camino para alejarse de la corrupción. "Sean apóstoles de un mensaje y no empresarios de organizaciones internacionales", les reclamó.

"Yo prefiero una picada en un patio de barrio con una pelota común pero con alegría, antes que un gran campeonato en un estadio famoso pero salpicado de corrupción", escribió Francisco.