Cierran zoo porteño: lo convertirán en un Ecoparque

Por iniciativa de Horacio Rodríguez Larreta, el lugar cambiará su modalidad. "Los animales tienen que vivir en su hábitat", dijo.
Jueves 23 de junio de 2016

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció el cierre del Zoológico porteño para reconvertirlo en un Ecoparque, que abrirá sus puertas en las próximas vacaciones de invierno.

Desde hoy el gobierno de la Ciudad interrumpirá la concesión privada del Zoo, tomará posesión del predio de 18 hectáreas.

De esta forma, la Ciudad se hice cargo de todas las operaciones relacionadas al espacio verde a través de la creación de una Unidad de Proyectos Especiales (UPE), formada por especialistas de diversas áreas.

El plantel de 188 empleados pasarán a la administración porteña y, en un principio, seguirán trabajando en el futuro ecoparque.

"Hoy el Zoológico nos genera más tristeza que alegría, los animales no pueden seguir viviendo así. Después de estudiar distintas alternativas decidimos convertir el Zoológico en un Ecoparque Interactivo que será un lugar de recreación para los chicos, en el que van a poder aprender de forma interactiva, sin que haya animales en cautiverio", señaló el jefe de Gobierno porteño.

Rodríguez Larreta adelantó que "dentro del predio habrá un lugar para rehabilitación y liberación de animales en tránsito: heridos o recuperados del tráfico ilegal. Vamos a tratar de trasladar a todos los animales, y eso requiere que estudiemos caso por caso".

La transformación va a ser un proceso que va a llevar tiempo, "pero creemos que es el momento de hacerlo", enfatizó.

Adelantó que el primero de agosto se va a llamar a un concurso internacional para que le acerquen ideas para el ecoparque. "Vamos a generar un mecanismo de participación para que los vecinos hagan sugerencias, opinen y sean parte del proceso", agregó.

Le agradeció a las ONG que vienen colaborando con su gobierno y a los trabajadores del zoológico "que van a ser parte del nuevo Ecoparque".

"Los animales tienen que vivir en su hábitat, no en medio de los edificios. no da para mas tener los animales en ese estado", finalizó.

Según se pudo saber los 1.500 animales que se encuentran en el zoo comenzarán a ser trasladados a santuarios y reservas de todo el país y del exterior. En el ecoparque sólo quedarán los ejemplares más viejos o aquellos cuyo traslado represente un serio riesgo para su vida.

La empresa Zoológico de Buenos Aires SA tenía la concesión del predio hasta fines del año próximo y ya en enero pasado se planteaba un interrogante sobre su continuidad.

El concesionario dejó de pagar el canon mensual (de un millón de pesos) a principio de año y eso fue determinante para decretar la finalización del contrato.

Además la empresa no estaba en condiciones de afrontar un proceso de transformación como el que se anunció este jueves.

Tras el anuncio, del que participaron el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, entre otros funcionarios, el predio permanecerá cerrado hasta las vacaciones de invierno.

Los nuevos responsables se tomarán ese tiempo para terminar de definir la situación de los empleados, realizar un inventario, ponerle fin a la concesión y, en definitiva, hacerse cargo de todo el predio que además de los animales cuenta con 52 edificios declarados Patrimonio de la Ciudad y Monumento Histórico Nacional.

La Comisión para la Transformación del Zoológico de Buenos Aires, formada por miembros de la Agencia de Protección Ambiental de la ciudad, de la Fundación Banco de Bosques, de la Fundación Naturaleza Para el Futuro y del Instituto Jane Goodall, aconsejó iniciar el proyecto del ecoparque debido al avanzado deterioro de sus instalaciones.

Los primeros animales trasladados, principalmente aves, irían a la Reserva Ecológica de Costanera Sur. Previamente se realizará un censo de todas las especies para determinar su estado de salud y el riesgo al que serían sometidos en caso de ser transportados.

No todos dejarán el predio, por ejemplo la orangutana Sandra que, según los especialistas, debería ser sometida a un tratamiento muy invasivo que pondría en riesgo su vida. La idea es que en el ecoparque permanezcan entre 50 y 100 ejemplares.