Cierran los colegios electorales en el Reino Unido

Los sondeos prometen el resultado ajustado, las cifras oficiales se conocerán tras contar los votos de 382 centros. Los números oficiales se darán a conocer en breve.
Jueves 23 de junio de 2016
Este 23 de junio el Reino Unido ha celebrado el referéndum para decidir si el país debe seguir o no siendo miembro de la UE.

Según un sondeo de YouGov publicado después del cierre de los centros de votación del referéndum británico, el 48% de los participantes votaron a favor de abandonar la UE y el 52% en contra. Esta encuesta se realizó durante todo el 23 de junio.

Los colegios electorales en todo el país abrieron este jueves a las 07:00 (06:00 GMT) y cerraron a las 22:00 (21:00 GMT).

Tenían derecho a participar en la votación los ciudadanos británicos mayores de 18 años, de Irlanda y de la Mancomunidad de Naciones ('Commonwealth') que viven en el Reino Unido y Gibraltar, así como los británicos que lleven menos de 15 años viviendo en el extranjero.

Formalmente, el referéndum es consultivo. Sin embargo, el Gobierno del Reino Unido prometió que si los partidarios del 'Brexit' eran mayoría, el procedimiento de salida de la UE se iba a poner en marcha.

El derecho a abandonar la Unión Europea está reflejado en el artículo 50 del Tratado de Lisboa, un análogo de la Constitución Europea. En teoría, un país solo tiene que notificar a la UE su deseo de salir. No obstante, después comenzarán las negociaciones sobre cómo desarrollar la posterior relación, que pueden durar dos años o incluso más. Después de esto, el proceso del 'Brexit' habrá concluido.

Argumentos de ambas partes

Una de las principales quejas de los partidarios del 'Brexit' sobre la UE es su complejidad burocrática. Esas personas sostienen que las directivas comunitarias obstaculizan la economía y limitan la soberanía británica.

Para estos euroescépticos, la UE es una fuente de gastos innecesarios, en la que el Reino Unido invierte alrededor de 14.400 millones de dólares al año, alrededor del 0,5 % de su PIB.

Otro de sus argumentos en contra de la permanencia de Reino Unido está relacionado con la restricción de la migración, ya que los partidarios del 'Brexit' ven a los inmigrantes como una amenaza para el mercado laboral, además de una carga social.

Por su parte, quienes abogan por mantener la situación como está —la postura conocida como 'Bremain'— argumentan que la salida del país de la UE le costará mucho más dinero que el que gasta en la actualidad y estiman que cortar los lazos con sus socios europeos tendría consecuencias catastróficas para la economía y el comercio de las islas.

Finalmente, también señalan que abandonar la Unión pondría en peligro la influencia de Londres en el mundo.