Piden levantar el secreto fiscal de Cristina Kirchner y sus hijos

Es en el marco de la investigación por lavado de dinero conocida como caso Hotesur. La medida también alcanza a más familiares y a un grupo de empresas.
Viernes 24 de junio de 2016
El fiscal federal Gerardo Pollicita le solicitó al juez Julián Ercolini que levante el secreto fiscal para acceder a toda la información impositiva reservada de la ex presidente Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia, entre otras personas. También pidió la misma medida respecto del ex presidente Néstor Kirchner, quien si bien falleció en 2010, analizar su situación económica es relevante para la causa en tanto fue accionista de la empresa hotelera familiar Hotesur.

Pollicita interviene en el denominado "caso Hotesur" en el que se investigan maniobras de lavado de dinero entre empresarios ligados al kirchnerismo y la firma hotelera propiedad de la familia que ejerció la presidencia de la República desde 2003 hasta 2015. Una de las hipótesis de la investigación señala que empresarios favorecidos por negocios relacionados con el Estado durante el anterior gobierno pagaron alquileres de habitaciones de la sociedad hotelera de la familia Kirchner aunque no fueran ocupadas.

El levantamiento del secreto fiscal solo puede realizarse mediante la orden de un juez debido a que los datos volcados en las declaraciones presentadas ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por individuos y sociedades no pueden ser revelados por el ente recaudador. La información que pide Pollicita que está volcada en diferente documentación guardada por la AFIP es mucho más amplia a la que presentan los funcionarios en sus declaraciones juradas obligatorias ante la Oficina Anticorrupción, que sí son de carácter público.

El fiscal solicitó esa medida para conocer el estado patrimonial y la evolución económica de los investigados y además confeccionar un cuadro de relaciones entre sociedades e individuos que están bajo la lupa en la causa judicial. El pedido de Pollicita, según explicaron a Infobae fuentes judiciales, solicita que se informe, por ejemplo, si los investigados poseen bienes muebles o inmuebles, bonos, si alquilaron bienes, cuáles son todos sus empleados, entre otras cosas.

El caso Hotesur estuvo en manos del juez Claudio Bonadio, quien luego de allanar las oficinas de Máximo Kirchner fue apartado de la causa por una maniobra político judicial a pedido del kirchnerismo realizada por la mayoría de la Sala I de la Cámara Federal. Luego estuvo a cargo del juez Daniel Rafecas, quien después de varios meses se declaró incompetente para investigar el caso y lo envió por conexidad a la causa en la que Ercolini y Pollicita investigan desde 2008. Se trata de una denuncia por "asociación ilícita" destinada a repartir negocios de obra pública durante el kirchnerismo. Esa decisión fue respaldada por la Cámara Federal.

Pollicita, acompañado por el fiscal Ignacio Mahiques, pidió el levantamiento del secreto fiscal sobre una veintena de sociedades entre las que están Hotesur (de la familia Kirchner) y otros pertenecientes a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, bajo investigación en la causa por su relación con los hoteles. También aparecen firmas vinculadas a otros grupos empresarios.