Cayó la banda de los abortos que operaba en Capital y GBA

Promocionaban esta actividad en la vía pública, donde ofrecían folletos para la "interrupción del embarazo". Tenían un costo de 2.800 a $9.000 pesos, según el período de gestación.
Sábado 25 de junio de 2016
Unas veinte personas fueron detenidas por integrar una banda que realizaba y promovía la realización de abortos clandestinos en la ciudad y el Gran Buenos Aires, informaron hoy fuentes de la Policía Federal.

La organización, descubierta por la División de Delitos contra la Salud de la Superintendencia de Investigaciones Federales, también comercializaba medicamentos abortivos y que están prohibidos por la ANMAT.

Los federales investigaron durante seis meses las actividades de la banda lo que permitió la detención de unas 20 personas, entre los encargados de realizar los abortos y quienes promovían esa actividad ilegal en la calle.

Grupos de personas entregaban en la vía pública folletos que ofrecían la "interrupción del embarazo".

La organización tenía en su poder pastillas abortivas "Oxaprost" y "Cytotec", que están prohibidas por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Las fuentes señalaron que los abortos tenían un costo de 2.800 a $9.000 pesos, según el período de gestación en que se encontraba la mujer que lo solicitaba.

Para lograr los arrestos, los policías realizaron diez allanamientos, en su mayoría domicilios particulares de los principales implicados, que eran utilizados como "consultorios".

En uno de ellos, en la localidad bonaerense de Ciudadela hallaron a una joven de 18 años, extranjera, a quien se le habían suministrado las pastillas abortivas por lo que debió intervenir personal médico que la trasladó a un hospital.

El Ministerio de Seguridad destacó que "la organización funcionaba con una logística precisa, de captación de clientes en la vía pública, mientras que los líderes de la banda comercializaban los medicamentos, recaudaban el dinero de las intervenciones, distribuían folletería y controlaban a las mujeres que oficiaban de 'volanteras'".

El caso quedó en manos de la jueza de instrucción 49, María Dolores Fontbona de Pombo.