Mujer de Pérez Corradi afirmó que fue detenido hace un año

María Gladys Delgado Brítez reveló que el ex prófugo tenía protección en Paraguay y contó que pasó por la puerta de su casa en Argentina cuando era buscado por la policía.
Sábado 25 de junio de 2016
Ibar Pérez Corradi, el narcotraficante más buscado del país detenido hace una semana en Brasi, pagaba a la policía paraguaya para que lo mantuvieran en libertad. Así lo reveló su concubina paraguaya, María Gladys Delgado Brítez, en un audio de Whatsapp que dio a conocer el diario ABC color.

Según la mujer de Pérez Corradi, con la que vivió escondido en Ciudad del Este, en mayo de 2015 los siguió un auto blanco que los obligó a detenerse. Eran policías que extorsionaron al acusado por el Triple Crimen y le exigieron dinero para mantenerlo libre. Según el relato, los efectivos amenazaban con hacerle daño a sus hijos si no pagaba por su libertad.

"Paran y me dicen: 'Policía, tenemos que verificar el auto', y le llevaron. Entre 10 por ahí le llevaron. Cuando le agarraron, arreglaron ellos. Yo ni siquiera entré al arreglo. Me dijeron 'salí nomás vos afuera, señora'. Ahí en Interpol, en la división del Área 4, mi marido me prestó el teléfono y me dice 'hablá con fulano'. Hablé y le dije 'mi marido quiere que le pases la plata, porque le agarraron'. El tipo vino, me dio la plata y yo les entregué esa plata (a los policías), 100.000 dólares, porque 150.000 dólares luego me dijeron. Yo me quedé con 10.000 dólares en casa", contó.

En el audio, que dura 16 minutos, la mujer involucra a efectivos de Interpol y de la policía local, y sostiene que en una oportunidad ésta obligó a la familia a mudarse. "Él hacía cosas ilícitas, pero no es que vendía drogas ni nada. Yo me embaracé de mi nena y ahí me dijo 'vamos a vivir juntos'. Vivimos en (el barrio) San José (de Ciudad del Este). Ahí vivimos un año. Pero yo le dije 'no quiero más estar en esta casa, porque la casa es grande'. Buscamos un departamento y encontramos en el centro (de Ciudad del Este) y me parecía mejor. Vivimos casi dos años en ese departamento, frente a la Escuela Guasú, y luego salimos de ahí porque la Policía le dijo que tenía que volar de ahí. Yo no me quería mudar", reveló.

Días después de aquel episodio -siempre según la versión de la mujer-, otros policías volvieron a interceptarlo para extorsionarlo. En esa ocasión incluso le habrían ofrecido documentos falsos a cambio de 20 mil dólares. "Eran como 10. Yo tengo una grabación de cuando fue el arreglo. Y de eso tienen miedo, que yo presente la grabación. Porque se van a cagar toditos", dijo ella.

Delgado Brítez dijo no conocer cuál era la actividad en la que se desempeñaba su pareja: "Él nunca me contaba nada. Yo sentía como que había algo raro. Era mi cumpleaños, en agosto, y me dice 'te voy a decir lo que yo hago: yo hago solamente suplementos de gimnasio', me dijo, y me llevó a mostrar. Después, en octubre y noviembre, me llevó al country (Paraná Country Club). Solamente me llevaba viernes y sábados. Yo le decía 'por qué no me llevas todos los días'. Y él me dijo que 'porque no quiero que conozcas gente que te pueda perjudicar a futuro'".

En un tramo de la grabación, aseguró que Pérez Corradi estuvo en la Argentina ocurrido en 2012, cuando ya era intensamente buscado por el crimen de General Rodríguez. "Él vino en marzo. Vino para hacer un negocio aquí y después se volvió para Argentina. Un día, pasó por frente a su casa (en Buenos Aires) y el lugar estaba lleno de policías. Y fijate lo que pasó: él le pregunta a un policía qué pasó. Y le dijo que estaban buscado a un tipo. Y él era. Entonces, él dijo, acá ya no me voy a quedar, porque ya fui preso. Y estuvo viviendo en un departamento, al lado de la Policía, en Argentina".

Pérez Corradi fue detenido el domingo 19 de junio cuando salía de un departamento que compartía con su pareja y sus hijos en Foz de Iguazú, en Brasil, y trasladado a Asunción, en Paraguay.

El detenido rechazó esta semana ser extraditado en forma inmediata de Paraguay a la Argentina al advertir que no bien "pise" el territorio nacional su vida corre "peligro" debido a que hay "funcionarios importantes del gobierno anterior" involucrados en la causa del triple crimen de General Rodríguez, hecho ocurrido en 2008 cuya autoría intelectual se le adjudica.