Arranca el segundo semestre sin señales de recuperación

A pesar de las promesas del Gobierno, la reactivación económica se demora por la inflación, la caída del consumo y la falta de inversiones locales y extranjeras.
Domingo 26 de junio de 2016
A pesar de todas las promesas públicas que realizaron el presidente Mauricio Macri y su equipo económico, en el comienzo del segundo semestre los principales indicadores económicos no muestran señales contundentes de recuperación.

La inflación oficial de mayo fue más alta de lo esperado, por lo que se desvanecen las chances de que en julio el Indice de Precios del Consumidor (IPC) se ubique por debajo de 2%. En este contexto, el repunte del consumo recién llegaría en el último trimestre.

Por el lado de las inversiones, si bien hay anuncios todas las semanas, aún no se logra la masa crítica para que el empleo vuelva a crecer. Las buenas noticias vendrían desde el campo, que promete un alza en la cosecha de trigo que ayude a compensar las menores toneladas de soja y que comprometió inversiones por US$58.000 millones.

A través de la reactivación de la obra pública, el Gobierno busca sumarle impulso a la economía y dejar el terreno preparado para crecer en 2017.

Las luces amarillas en torno a la inflación volvieron a encenderse hace pocos días, cuando se conoció que el dato oficial de 4,2% para mayo, por encima de lo que esperaba el mercado. Incluso, el ministro Alfonso Prat-Gay admitió que la pauta de 24% establecida para este año no se cumplirá, y que el índice crecerá al 42% anual.

Pese a esto, las expectativas en torno a los precios podrían jugar a favor. El relevamiento del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella indica que la inflación esperada por la población para los próximos doce meses cayó 3 puntos porcentuales y se ubica en 25%. Se trata de la segunda caída mensual consecutiva de las expectativas de inflación. Aun siendo una cifra elevada, es el nivel más bajo desde enero 2016.

En cuanto a la actividad, el trayecto a recorrer para volver al sendero del crecimiento es bastante largo. La consultora C&T precisa que la economía acumula una caída del 3,8% desde junio del 2015. “El segundo trimestre fue el peor a nivel actividad”, señala Sica. “En el tercero vemos una desaceleración de la caída y en el cuarto prevemos que ya habrá indicadores positivos”.