Cristina denunció "persecución política" por allanamientos

La ex presidente criticó las medidas dictadas por Bonadío: "Debo ser la única ciudadana en la historia judicial argentina que es investigada por dos jueces federales de Comodoro Py en forma simultáneo".
Jueves 30 de junio de 2016
La ex presidenta Cristina Fernández ratificó sus denuncias por "abuso de poder" y "persecución política" por parte del gobierno encabezado por Mauricio Macri, a raíz de los allanamientos realizados en Santa Cruz en el marco de la causa Los Sauces, y aseguró que el "claro objetivo" del Ejecutivo es meterla "presa".

"Podrán hacer mil allanamientos más, podrán televisarlos, podrán meterme presa, su claro objetivo", alertó la ex mandataria a través de un texto difundido en las redes sociales, y agregó: "Lo que nunca van a poder tapar son las consecuencias de un plan económico que sólo distribuye pobreza para los trabajadores y las clases medias".

Además, afirmó que "hacía tiempo que no se veía un abuso de poder y persecución política semejante".

La Policía Federal realizó esta mañana allanamientos simultáneos en Santa Cruz, que incluían dependencias de los gobiernos provincial y municipal, para secuestrar documentación vinculada con la sociedad Los Sauces, de la familia de la ex presidenta Cristina Fernández, en el marco de una causa por presunto lavado de activos de origen ilícito.

Al respecto, Cristina Fernández cuestionó la disposición judicial e indicó que "esta no es la primera ni tampoco será la única causa que inventarán" y que "nunca hubo en las últimas décadas presidentes más denunciados e investigados que los que ejercimos la primera magistratura desde el 2003 al 2015".

Al mismo tiempo, sin nombrarlo apuntó contra Mauricio Macri al recordar que tanto ella como el ex presidente Néstor Kirchner "nunca tuvimos cuentas en negro en el exterior, o bienes no declarados en el extranjero sustrayéndolos del fisco argentino".

"No estamos en los Panamá Papers ni en ningún otro escándalo internacional", expresó, y agregó: "¿Alguien sabe si al Presidente y su familia -todos involucrados en Panamá Papers- le allanaron sus casas, sus empresas o sus oficinas?".

Por orden del juez federal porteño Claudio Bonadio, efectivos de la policía ingresaron a la inmobiliaria Sancho San Felice, donde trabajaba Máximo Kirchner hasta que asumió como diputado nacional.

También buscaban información en dos complejos de departamentos situados en Mariano Moreno al 800 y en Alvear y Tucumán, en el centro de esta capital, que fueron construidos por la empresa Austral de Lázaro Báez y serían propiedad de Los Sauces.

En relación a los allanamientos, Cristina Fernández se preguntó: "¿Creerán que de esta manera lograrán disciplinar a la dirigencia política, sindical o social opositora? Tal vez podrán con algunos, o tal vez con todos. Conmigo no. No cuenten con ello".