Otro brutal atentado del Estado Islámico dejó 125 muertos

El coche bomba fue detonado en un barrio de mayoría chiita. El grupo yihadista ya reivindicó la autoría de hecho. Más de 200 personas resultaron heridas.
Domingo 3 de julio de 2016

Al menos 125 personas murieron y más de 200 resultaron heridas el domingo en un atentado suicida en Bagdad reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), el peor ataque en la capital iraquí en lo que va de año.

El ataque tuvo lugar en una calle comercial del barrio de Karrada de la capital iraquí, donde muchas personas suelen hacer sus compras antes de la fiesta del final del ramadán.

El primer ministro Haider Al Abadi fue esta mañana al lugar del atentado y prometió "castigar" a los responsables del ataque.

Pero los habitantes están furiosos contra la incapacidad del gobierno a impedir este tipo de ataque. Un video, que circula en las redes sociales, muestra a hombres lanzando piedras contra un convoy que parece ser el de Abadi.

La deflagración causó también daños importantes. Varios inmuebles y comercios fueron arrasados por las llamas.

El EI afirmó que uno de sus combatientes había hecho estallar un coche bomba cerca de una reunión de musulmanes chiitas, según el centro de seguimiento de grupos yihadistas SITE.

El ataque tuvo lugar una semana después de que el EI perdiera la ciudad de Faluya, reconquistada el 26 de junio pasado por las tropas gubernamentales iraquíes, con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El atentado demuestra que a pesar de los reveses sufridos en Irak y Siria, el EI mantiene su capacidad operativa y es capaz de golpear lejos de sus bases.

El EI, que ha reivindicado varios atentados en Bagdad y otras ciudades de Irak, conquistó en 2014 grandes extensiones del país pero desde entonces ha perdido terreno.

La única ciudad principal que aún tiene bajo su control es Mosul (norte), segunda ciudad del país. Las tropas iraquíes han lanzado varias ofensivas para recuperarla. El último ataque de gran envergadura del EI en Bagdad ocurrió el 17 mayo. Un doble atentado dejó 50 muertos y más de 100 heridos.

Estos ataques son una muestra de la incapacidad del gobierno de tomar medidas eficaces, pese al apoyo de la coalición internacional que entrena a las tropas iraquíes en la lucha antiyihadista.

Se cuestiona la eficacia de los detectores de explosivos y de los controles para ingresar a la capital. Muchos estiman que la verificación de los documentos de identidad y de los vehículos es realizada de forma superficial.