VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Obispo argentino acusado de violador

Los padres de la víctima de tres años apuntaron al jefe de la diócesis de Reconquista, Ángel José Macín, y a la asesora legal del obispado por encubrimiento.
Lunes 4 de julio de 2016
scándalo en la iglesia de Reconquista, el norte de esta provincia. El sacerdote Néstor Monzón, de 47 años, acusado del delito de "abuso sexual gravemente ultrajante" en perjuicio de una nena de 3 años, que visitaba la Parroquia "María Madre de Dios", en el barrio Hospital de esa ciudad, vecina a la vivienda de sus abuelos, fue liberado tras 60 días de prisión preventiva domiciliaria. Los padres de la víctima denunciaron penalmente por encubrimiento al obispo de la diócesis, Ángel José Macín.

La causa, además, involucra a la asesora legal del obispado, Gabriela Contepomi, a quien los defensores de la familia de la menor denunciaron porque en una escucha telefónica que se incorporó al expediente, la profesional dialoga con el cura Monzón y le señala que por orden del obispo Macín debe "borrar" todos los mensajes enviados o recibidos en su teléfono móvil. El diario Reconquista Hoy publicó el audio entre la abogada y el cura en su portal.


Además, el fiscal de la causa, Rubén Martínez, anunció que convocará nuevamente al padre Monzón porque existe una segunda denuncia en su contra, también por abuso sexual ultrajante, presentada por los padres de un primo de la nena que motivó la apertura del expediente.

El otro elemento que sacude a la grey católica del norte santafecino es que la justicia de Reconquista abrirá una causa contra quien fuera por siete años obispo de esa diócesis, y que actualmente se encuentra en Posadas, Misiones, monseñor Juan Rubén Martínez. Este último fue acusado por haber "amedrentado" al fiscal Rubén Martínez en el caso de "abuso sexual gravemente ultrajante doblemente agravado" contra la menor de tres años, que se le imputa a Monzón.


El padre Monzón permaneció los dos meses de su detención en la iglesia de Calchaquí, al sur de Reconquista, ya que las autoridades de la Abadía Benedictina del Niño Dios, de Victoria, Entre Ríos, no lo aceptaron.

El 19 de abril pasado, el sacerdote Monzón fue detenido por la policía cuando ingresaba a la Parroquia María Madre de Dios, y la justicia le imputó el delito de abuso sexual ultrajante, agravado por la condición de ser un ministro de un culto religioso reconocido y por producir un grave daño en la salud de la víctima, una menor de 3 años. La denuncia fue realizada por la madre de la menor en el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional 19 de la policía provincial. Según consta en la denuncia, "la niña y su primo fueron manoseados por el sacerdote en su zona anal y genital, en la misma residencia católica en la que vive". También declaró que la niña tiene un "desgarro parcial de himen" y que fue contagiada "con el virus del papiloma humano (VPH)", supuestamente no comprobado.

El acusado fue liberado esta semana, tras 60 días de detención domiciliaria en Calchaquí, pero después comenzó la segunda parte de esta historia. Apareció la escucha que involucra a la patrocinante del obispado, que dio lugar a una citación judicial. La abogada no se presentó a la audiencia porque adujo una enfermedad. Será convocada nuevamente la próxima semana.

Pero ayer, la madre de la niña de 3 años abusada presentó formalmente una denuncia penal contra el Obispo de la Diócesis, Ángel José Macín, por la figura delictiva de encubrimiento.

Ahora se espera la nueva citación al padre Monzón y la acción legal con el ex obispo diocesano Martínez, por amedrentamiento.