La noche del bolso López discutió y huyó de apuro

El juez Rafecas y la fiscal Alejandra Rodríguez comenzaron a reconstruir los hechos del 13 de junio al allanar su casa. Dejó a medias una cena con su esposa y se fue apurado.
Miércoles 6 de julio de 2016
El juez federal Daniel Rafecas y la fiscal de Luján Alejandra Rodríguez comenzaron a reconstruir los hechos del 13 de junio al allanar la casa de José López en Dique Luján, Tigre.

Aquella noche López salió intempestivamente de su casa y horas después terminó preso mientras tiraba bolsos hacia el interior del Convento de Fátima.

Dejó la cena servida en la mesa para dos personas. Antes había subido al dormitorio del primer piso y sacó con violencia una valija de un estante superior del placard. Tan fuerte la quitó que arrancó un artefacto de iluminación. Bajó apresurado y dejó al pie de la escalera decenas de perchas desparramadas.

Rafecas y la fiscal recorrieron la vivienda, que tiene dos dormitorios en planta baja y dos en planta alta, dos escritorios y un jardín que da a las aguas del río Luján. Se quedaron con la idea de que la noche del 13 de junio López y su mujer, María Amalia Díaz, comieron juntos y salieron luego de la casa a las apuradas. La señora no se presentó en el juzgado ni para recuperar su casa, aún en poder de la Justicia.

El teléfono que supuestamente usaba la esposa de López -según la investigación que en forma paralela lleva el fiscal Federico Delgado- estuvo en Tigre hasta las 23.12 del 13 de junio y luego apareció funcionando en antenas de la Capital Federal. Supuestamente a esa hora concluyó la cena. Bruscamente, mal. López y su esposa pasaban un momento tormentoso. "Se pelearon", recordó una amiga que declaró en la causa. Un grave conflicto familiar sería el detonante de la discusión.

López salió de su casa con su Chevrolet Meriva. La Justicia busca determinar a quién visitó, ante la sospecha de que allí estaban escondidos los billetes termosellados.