Lopérfido renunció al Ministerio de Cultura porteño

La decisión la tomó tras recibir numerosos cuestionamientos de organismos de DD.HH. y de artistas por diferentes declaraciones polémicas sobre la dictadura que hizo durante su gestión.
Miércoles 6 de julio de 2016
El ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, renunció hoy a menos de siete meses de haber asumido en el cargo, tras recibir numerosos cuestionamientos de organismos de derechos humanos y de artistas por diferentes declaraciones polémicas sobre la dictadura que hizo durante su gestión.

Fuentes del gobierno porteño confirmaron a DyN la renuncia, que comenzó a sonar fuerte ayer a la tarde a través de las redes sociales, y para este mediodía solo restaba confirmar si también iba a dejar de estar al frente de la dirección artística del Teatro Colón El funcionario era duramente cuestionados por representantes de organismos de derechos humanos e intelectuales por haber puesto en duda el número de desaparecidos durante la última dictadura; mientras que en los últimos días había sumado una nueva polémica por haber afirmado que el kirchnerismo había "comprado voluntades" entre los artistas.

La renuncia de quien fue secretario de Cultura de la Nación durante la presidencia de Fernando de la Rúa fue confirmada por el gobierno de la Ciudad pasado el mediodía, a pesar de que el ahora ex funcionario había desmentido su alejamiento de la función pública y había adjudicado los trascendidos a una "operación" en su contra. La gestión de Lopérfido en la Ciudad estuvo signada por las declaraciones que hizo en enero durante un mesa de debate en Pinamar en la que puso en duda el número de 30 mil desaparecidos.

"No hubo 30 mil desaparecidos, se arregló ese número en una mesa cerrada", afirmó Lopérfido, lo que generó una rápida reacción de dirigentes de derechos humanos e intelectuales, quienes inmediatamente pidieron su renuncia.

Este pedido fue apoyado por intelectuales de renombre mundial, como el antropólogo Néstor García Canclini o los filósofo Jean-Luc Nancy y Alain Badiou, quien firmaron una carta reclamado que Lopérfido dejara su cargo, al considerar sus declaraciones como "un claro intento de banalizar y restar importancia a las atrocidades cometidas en esos años".

En los meses en los que el ex titular de la cartera de Cultura continuó en su cargo, atravesó múltiples escraches y abucheos en actos oficiales y lugares públicos.
Situación de conflicto que se profundizó mucho más cuando hace algunos días Lopérfido denunció que el kirchnerismo ejecutó "el mayor fraude de la historia audiovisual argentina" y aseguró que durante el anterior gobierno se compraron "voluntades" de algunos actores.
Ante estas nuevas declaraciones, Lopérfido sumó el repudio de actores como Rita Cortese, Gustavo Garzón y Luís Machín, quienes repudiaron los dichos del ex funcionario.

La tensa relación entre el ex funcionario y dirigentes de derechos humanos, artistas e intelectuales fue tensa hasta último momento ya que el último viernes fue escrachado en el teatro Regio de esta capital, durante la presentación del ciclo Teatro Itinerante.

Durante ese acto en que estaba presente el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, decenas de personas entraron al salón con máscaras y pancartas para volver a pedir su renuncia.

Además de haber sido parte del gobierno de la Alianza entre 1999 y 2000, siempre ligado al ámbito de la cultura, Lopérfido dirigió en los 90 el Centro Cultural Ricardo Rojas, luego fue Subsecretario de Extensión Cultural de la Universidad de Buenos Aires y en los últimos años estuvo al frente del Festival Internacional de Buenos Aires.