Acuerdo por la Superliga: se votará en Asamblea

Los dirigentes llegaron a un acuerdo para aprobar la reforma estatutaria que permita la reestructuración de los torneos del fútbol local.
Miércoles 13 de julio de 2016
Dirigentes que en los últimos tiempos se mostraron antagónicos en cuanto a sus intenciones de apoyar la implementación de la Superliga, llegaron a un acuerdo para aprobar mañana en la reanudación de la dos veces pospuesta asamblea de Comité Ejecutivo de la AFA la reforma estatutaria que permita la reestructuración de los torneos del fútbol local.

Los clubes de la Primera B Nacional, que el lunes logró llevar la reunión de Comité a un segundo cuarto intermedio, consiguió que la Primera División hiciera constar por escrito en el estatuto de la Superliga los puntos que pretendía para votar positivamente.

En la sede metropolitana de Camioneros se realizó el cónclave para limar las últimas asperezas en relación a la oferta que los dirigentes de la segunda categoría recibieron media hora antes de la asamblea del lunes, a la que apenas asistieron dos de sus representantes. "Está bien lo que ofrecieron, pero fue desprolijo. Lo ataron todo con alambre", dijeron por lo bajo dirigentes del Nacional B momentos antes de la reunión que tuvo más tiempo de espera que de debate, y que concluyó por segunda ocasión, al igual que el 28 de junio último, con un cuarto intermedio, esta vez hasta mañana a las 16.

En principio, la controvertida Superliga impulsada por los clubes denominados grandes del fútbol argentino llegaría mañana al predio de la AFA en Ezeiza con el trazo grueso, el mediano y hasta gran parte del fino, resuelto, y la votación debería ser una mera formalidad.

Quedaría resuelto así uno de los graves problemas que aqueja a una AFA que carece de una cabeza para su gobierno, de entrenador para su seleccionado tras la renuncia de Gerardo Martino y de momento sin el capitán de ese equipo, Lionel Messi.

Serán aproximadamente 2.500 millones de pesos los que, aumento mediante, el Gobierno Nacional inyectará en el fútbol a través del Programa Fútbol Para Todos.

Cada equipo de la Primera B Nacional recibirá entonces 1.500.000 pesos mensuales, aunque también la categoría consiguió que le garanticen mayor representatividad en las decisiones importantes de la Superliga, y se saldaron así los dos puntos clave que llevaron la última asamblea al naufragio.

De todas maneras, pese a que el abanderado de la B Nacional, el vice de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, afirmó que lo que la categoría pidió "está practiamente resuelto" al ingresar a Camioneros, y remarcó que "estamos en la Argentina y nada pasa en la víspera". "Esperemos que llegue mañana y se vote con el quórum necesario", deslizó.

También al ingresar al edificio del sindicato que lidera el presidente de Independiente, Hugo Moyano, su yerno y vicepresidente de AFA, Claudio Tapia, dejó un espacio para la duda ante una consulta periodística.

"¿Vos tirás el arroz antes de casarte?. Hasta que no firmás la libreta no te casás", repreguntó el titular de Barracas Central y figura representativa de los clubes del ascenso que no quedarían bajo el manto de la Superliga.

En este contexto, las diferencias parecieron zanjarse, ostentoso asado en Camioneros mediante, y el fútbol tendría una reestructuración y comenzaría, al menos, una semana después de la fecha pactada inicialmente: el 5 de agosto.

"Posiblemente se retrase", admitió el presidente del Racing Club, Víctor Blanco, aunque también existe la chance de posponerlo dos semanas, hasta que finalicen los Juegos Olímpicos.

La forma de realización del nuevo torneo será el tema a analizar con posterioridad, aunque de momento ganaría terreno un torneo largo de 30 fechas similar al de 2015, entre agosto de este año y fines de abril o principio de mayo de 2017.

Desde entonces hasta agosto del año próximo, se estudia la implementación de un torneo corto por eliminación directa entre equipos de Primera y el Nacional, que podría denominarse Copa de la Liga como en varios países europeos.