Metió a su madre en geriátrico para quedarse con sus bienes

El hombre le habría hecho firmar un poder a la mujer de 93 años para despojarla de sus pertenencias. Sus nietos lograron rescatarla.
Miércoles 13 de julio de 2016

Una anciana de 93 años, que vivía en su casa del barrio El Progreso, denunció penalmente a su propio hijo por llevarla engañada a un geriátrico y haberle hecho firmar un poder para luego robarle sus ahorros y otros elementos de valor, según consta en la presentación judicial impulsada por el abogado Julio Razona.

El 28 de marzo de este año, el hijo de Juanita la pasó a buscar por su casa y le dijo que la llevaría a almorzar. Sin embargo, la trasladó hasta un hogar geriátrico en el barrio José Manuel Estrada, según consta en la presentación radicada en la fiscalía 5 a cargo del doctor Alejandro Pellegrinelli.

Una vecina de Juanita advirtió que estuvo ausente de su casa varios días y se comunicó varias veces con el hijo denunciado para saber qué le había pasado a su amiga. Finalmente, tras varias evasivas, el hijo le confirmó que la mujer estaba en el geriátrico.

El 2 de abril la mujer fue a visitarla al geriátrico y allí Juanita le contó que estaba contra su voluntad, sin comer ni tomar medicación. Juanita le pidió que contactara a otros familiares suyos para que la ayudaran a salir. “Temo por mi vida”, le dijo a su amiga.

Dos nietos de Juanita fueron hasta el geriátrico el domingo 3 de abril, pero en el lugar –según la denuncia- les impidieron ingresar por expreso pedido del hijo denunciado y su esposa. Los nietos de Juanita fueron a la Justicia de Familia donde les explicaron que si no existía una orden de restricción de acercamiento no les podían impedir a visita. Así fue que volvieron al geriátrico y allí se enteraron de lo que realmente ocurría: la mujer, presionada por su hijo, habría firmado un poder a favor del denunciado.

“No recuerdo haber otorgado ese mandato, no obstante recuerdo haber suscripto algunos escritos, atento el estado confusional en el que me encontraba por entonces, al estar viviendo una situación tan angustiante”, expresó la mujer de 93 años en su denuncia.

Tras discutir con los responsables del lugar, los nietos pudieron ver a su abuela cinco minutos y allí ella les contó lo que había ocurrido. A partir de eso, pudieron asistir a la mujer, aunque su tío denunciado nunca les contestó los llamados para dar explicaciones de lo que ocurría.

Finalmente, el hombre les mostró el documento firmado por Juanita, en el que explicaba que se internaba por propia voluntad. El hombre devolvió las llaves de la casa y algunos otros papeles, pero, según denunció la anciana, cobró tres haberes de pensión, se llevó elementos de valor de la casa y $50.000 pesos en efectivo que la mujer había ahorrado a lo largo de su vida.

“Ni bien recibieron la tarjeta bancaria mis nietos le dieron de baja e iniciaron todos los trámite nuevamente ante el Banco Provincia de Buenos Aires, ya que desconozco que otras maniobras defraudatorias ha realizado el denunciado y su esposa”, señala la denuncia.

El 17 de abril los nietos lograron retirar a Juanita del geriátrico para que vuelva a su casa. A pesar de que su cuadro de salud mejoró a partir de volver a ingerir alimentos y tomar medicamentos en su hogar, actualmente Juanita se encuentra internada en la Clínica Pueyrredon de Mar del Plata.

La denuncia, impulsada por el exsecretario de Seguridad de Mar del Plata, solicita al fiscal Pellegrineli que les tome declaración testimonial a todos los involucrados en esta historia para avanzar penalmente contra su hijo y la pareja de éste.