El festival swinger que se convirtió en un maratón de sexo

Durante 2 días, decenas de parejas se entregaron al erotismo en el Festival Swingfields.
Jueves 14 de julio de 2016
Hace unos días se realizó en el Reino Unido la tercera edición del Festival Swingfield, un encuentro que congrega a los miembros de la comunidad swinger del reino, y que este año según la organización sumó cerca de 700 participantes.

El primer Swingfields fue en 2013 en Worcestershire y entonces asistieron apenas 250 personas. Pero la colectividad empezó a sumar miembros, por lo que según las crónicas, el escenario de este año lució como “una enorme película porno”.

Los convidados (que pagaron cerca de $500) se entregaron sin pausa durante dos días a todas las actividades y entretenimientos eróticos planeados, además del intercambio de parejas, porque a eso se dedican concretamente los parroquianos de este club.

La palabra swinger viene del verbo inglés to swing que significa labancearse, oscilar, columpio. Se sabe que los esquimales, por ejemplo, suelen jugar a “la lámpara apagada” un divertimento que consiste en mezclarse en la oscuridad, respetuosamente y de forma consentida. Primero cenan todas las parejas juntas, después bailan y cuando ya están a punto se apaga la luz.