Para el fiscal, Cristina ocultó su dinero en las cajas de Florencia

Dijo que la cajas de seguridad se abrieron cuatro días después que la expresidenta fuera citada en la causa de dólar futuro. Investiga si ese dinero provino del pago de sobreprecios en la obra públlica.
Viernes 15 de julio de 2016

Cristina Kirchner intentó ocultar su dinero en las cajas de seguridad a nombre de su hija. Esa es una principales conclusiones del dictamen del fiscal Gerardo Pollicita, en el que pidió embargar el contenido de las cajas, unos US$ 4.664.000, y las cuentas abiertas a nombre de Florencia Kirchner en el Banco Galicia (tiene un saldo de US$ 1.032.144 y $53.280). Hay más. El fiscal habla de una “matriz de corrupción" que incluye a la familia Kirchner y a varios empresarios allegados como Lázaro Báez, Cristóbal Lopez y Osvaldo "Bochi" Sanfelice.

“Resulta determinante la fecha de apertura de las cajas de seguridad a nombre de Florencia Kirchner –3 de marzo de 2016-, esto es solo cuatro días hábiles posteriores a que su madre, Cristina Fernández de Kirchner, fuera convocada por el Dr. Claudio Bonadio a prestar declaración indagatoria en el marco de la causa conocida como dólar futuro”, destaca el fiscal en su dictamen.


El fiscal señaló que la causa tiene como objeto determinar si el matrimonio Kirchner y sus hijos "resultaron beneficiarios en forma sistemática y coordinada de los pagos que los empresarios favorecidos por el Estado Nacional habrían realizado a favor de ellos".

Investiga si estos beneficios fueron "vía el alquiler de los complejos hoteleros de su propiedad y la falsa contratación de habitaciones, lo que les habría permitido, valiéndose de un entramado societario, otorgarle carácter legítimo al dinero obtenido –en gran medida- a través de la ilícita concesión de obra pública en perjuicio del erario público”.

El fiscal recordó que las causas abiertas contra la ex presidenta y su familia, y también la investigación por la operatoria de dólar futuro por la que el juez Claudio Bonadio citó a indagatoria a la ex jefa de Estado.


Al respecto, el dictamen remarcó que la apertura de las cajas de seguridad a nombre de Florencia Kirchner se concretó el 3 de marzo de 2016, “solo cuatro días hábiles posteriores a que su madre, Cristina Fernández de Kirchner, fuera convocada por el Dr. Claudio Bonadio a prestar declaración”.

Y se remarcó que “el detalle de movimientos de las cuentas en dólares registradas por las nombradas en el Banco Galicia revelan como entre los días 3 y 4 de marzo –previo realizar una importante operación de cambio de divisas por U$S 1.696.202,00 desde la caja de ahorro en pesos de Cristina- se extraen en efectivo un total de U$S 4.664.000 y los mismos son depositados por la propia Florencia en las cajas de seguridad a su nombre con una intención que no habría sido otra que la de evitar que sean cautelados”.


A criterio del Ministerio Publico, “teniéndose por demostrado el despliegue de maniobras de parte de las personas investigadas con el objeto de evitar que la justicia detecte importantes sumas de dinero, deviene indispensable la adopción de medidas de naturaleza patrimonial con miras a asegurar las responsabilidades emergentes del proceso en curso” “Es cierto que no se ha acreditado en el expediente que los imputados estén dilapidando o manejando deliberadamente su patrimonio en detrimento de aquello por lo que deberán eventualmente responder, pero si debiera esperarse que ello suceda, el carácter mismo de la medida carecería de todo sentido”, se señaló.