Rodolfo Terragno, entre los 60 argentinos varados en Turquía

Se encuentran en Ankara y Estambul, las principales ciudades del país. La mayoría estaba en el aeropuerto cuando se cancelaron los vuelos. El dirigente radical fue alojado en un hotel tras el toque de queda.
Viernes 15 de julio de 2016

Decenas de argentinos, entre ellos el embajador ante la Unesco y dirigente radical Rodolfo Terragno, se encuentran varados en las ciudades turcas de Ankara y Estambul tras el intento de Golpe de Estado realizado por un grupo de militares. Trascendió Terragno que alojado en un hotel por la disposición del gobierno turco de establecer el toque de queda.


La mayoría de los argentinos habían abordado este jueves por la noche el vuelo de Turkish Airlines en el aeropuerto internacional de Ezeiza y, tras una escala en San Pablo, Brasil, arribaron el viernes por la tarde a Estambul.

La mayoría iba a seguir viaje a Atenas, la capital de Grecia, pero por el golpe se cancelaron todos los vuelos.

En medio del caos y el desconcierto, Marcela Biscussi Torres contó que en el grupo de pasajeros "hay familias con chicos pequeños y adolescentes y también personas mayores, estamos todos desesperados y con mucho miedo".

Según la mujer, muchos se tuvieron que encerrar en los baños porque ni el personal del aeropuerto o de la aerolínea les brindó asistencia.

"Pudimos comunicarnos con nuestros familiares en Argentina y a través de ellos entramos en contacto con la Embajada, quienes por ahora nos pidieron nuestros nombres y números de pasaporte para identificarnos y así llevar un control", contó.

"Dependemos de una conexión de wifi para comunicarnos y no sabemos cuánto más va a durar", detalló.

"Por la ventana se ven los tanques, el avance del Ejército y se escuchan algunos disparos, la situación es desesperante pero por ahora estamos todos bien", agregó la mujer.

En tanto, otra turista argentina, Laura Caggia, que llegó a Estanbul hace tres días para visitar a su novio turco, contó que "el aeropuerto está todo sitiado, los tanques están arrasando con todos los autos".

"Yo tuve que vivir una odisea para llegar del hotel a lo de mi novio", dijo.

"Hasta ahora no me pude comunicar con el teléfono emergencia de la Embajada porque le da todo el tiempo ocupado", concluyó.