Se cometen 9 homicidios dolosos por día en el país

Durante el primer semestre se registraron más de 1.600 hechos.
Domingo 17 de julio de 2016
Al menos 9 crímenes dolosos, con intención en situación de robo o femicidio, entre otros, son concretados por día en la Argentina, según datos oficiales correspondientes al primer semestre del año.

El 23 de junio la vida de Matías Terrón terminó de la peor manera cuando delincuentes intentaron robarle en la puerta de su casa en la localidad bonaerense de Sarandí.

Para proteger a su esposa embarazada, quiso escapar corriendo de los sujetos, pero fue atacado a balazos por la espalda y murió desangrado; tenía 31 años y estaba por recibirse de Licenciado en Administración de Empresas.

Se trata sólo de una de las nueve vidas que cada jornada se pierden en Argentina por homicidios dolosos, cometidos con intención, con más de 1.600 hechos registrados durante el primer semestre de este año.

El dato estadístico, aportado por fuentes judiciales al Diario Popular, revela una situación ascendente y preocupante de agresiones que terminan por resultar fatales para las víctimas.

"Se está volviendo a registros estadísticos de hace algunos años en relación a los homicidios que se cometen con plena intención de causar el máximo daño. Nueve hechos por jornada nos ponen en un espacio crítico", sostuvo Luis Vicat, licenciado en Seguridad Pública.

El homicidio de Terrón aún mantiene en estado de conmoción a sus familiares, amigos y vecinos, y resulta paradigmático del problema en la primera mitad del año, con un escenario de violencia que tiene a los homicidios como una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos.

El hecho ocurrió cuando el joven regresaba de buscar a su perro y ladrones lo capturaron para mantenerlo cautivo en su auto Fiat Punto. La banda le exigía ir a su casa, donde estaba su esposa embarazada.

Para evitar un drama, el muchacho los llevó hasta la casa de sus padres, pero quiso escapar corriendo. Ahí le dispararon, y aunque fue asistido por vecinos murió por la gran pérdida de sangre.

"Para explicar esta curva ascendente de hechos de homicidios dolosos, hay que mirar el fenómeno sociológicamente, y desde allí visualizar a nuestra sociedad, con victimarios que se colocan sobre la víctima, en el marco de un concepto de ajenización", dijo Vicat.

Y agregó: "Esto nos habla de lo ajeno, que significa considerar al otro como una cosa. Ya no como un extraño y aún menos un par. Se cosifica a la víctima. De esta manera, todo pudor, prejuicio moral, desaparecen. Y esto ya no ocurre, digamos, de la mano del consumo de drogas, sino de la ideología".