Admiten que la reactivación será más lenta de lo esperado

Por primera vez la entidad comandada por Federico Sturzenegger advierte que el tan esperado repunte tardará más de los pensado. No obstante, mantuvieron las perspectivas positivas.
Martes 19 de julio de 2016
El Banco Central, más allá de su optimismo hacia el futuro, tuvo que admitir que la economía no levantará cabeza tan rápido como el Gobierno creía. Ya ingresado en la segunda mitad del año, los datos del mismo Indec y los que estima la entidad comandada por Federico Sturzenegger muestran que la economía argentina está en una recesión de la que no se saldrá tan fácilmente.

"A pesar de que tanto el BCRA como el consenso de analistas de mercado prevén una recuperación de la economía argentina, ésta no sucedería en lo inmediato", admite el Central en un extenso documento de 86 páginas (el Informe Monetario de julio) presentado ayer.

La entidad detalla que el Indicador Líder de la Actividad (ILA) elaborado por el BCRA "aún no permite anticipar un cambio de signo en el ciclo económico". Por su parte, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) prevé una caída del PBI de 2% en el tercer trimestre con respecto al mismo trimestre del año anterior y de 1,4% en 2016 en su conjunto.

Sin datos oficiales del Indec con respecto al segundo trimestre de este año, el Banco Central se anima a decir que "se estima que durante el segundo trimestre continuó el proceso recesivo iniciado en el tercer trimestre de 2015". Y señala que el consumo privado "probablemente cayó", "debido a la merma en los ingresos en términos reales y a un nivel de empleo estancado". La inversión, agrega, continuó dando señales mixtas.

Si bien la economía argentina ingresó a mediados de 2015 en una etapa recesiva (el nivel de actividad del primer trimestre de 2016 mostró una caída acumulada de 1,2% con respecto al del segundo trimestre de 2015), el BCRA continúa esperando una recuperación de la actividad económica en lo que resta del año.

"El conjunto de políticas implementadas continuarán siendo una fuerza expansiva en el sector exportador. Las mejores condiciones de acceso y el menor costo del financiamiento internacional facilitarán la inversión, tanto pública como privada. El consumo privado aumentaría con la recuperación de ingresos reales de los hogares, a partir del descenso en la tasas de inflación prevista para los próximos meses", enumera el Central en sus extenso Informe de Política Monetaria.

Los principales factores por los que el BCRA continúa esperando una recuperación de la actividad económica son los siguientes:

-La normalización cambiaria, las menores retenciones a las exportaciones y la eliminación de trabas "continuarán apuntalando la recuperación de los flujos de comercio exterior".

-La mayor competitividad del tipo de cambio con respecto al año anterior dará un impulso adicional a las exportaciones.

-La normalización de las relaciones financieras con el mundo atraerá inversión extranjera directa y disminuirá el acceso y el costo del financiamiento para la inversión en general.

-A estos factores se sumaría la progresiva recuperación del consumo a medida que se recuperan los ingresos de las familias.

-Una vez atravesado el período de mayor impacto inflacionario derivado del reacomodamiento de precios relativos, el BCRA buscará a través de su política que la desaceleración de la inflación mensual iniciada en junio se acentúe durante el tercer y cuarto trimestre.