Atletas rusos, afuera de Río 2016 por escándalo de dóping

El Tribunal Arbitral del Deporte ratificó la exclusión que había impuesto la Federación de Atletismo. Yelena Isinbayeva, la reina del salto con garrocha, la baja más sensible.
Jueves 21 de julio de 2016
Los atletas rusos no podrán competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, según el fallo dado a conocer por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en Lausana (Suiza) que ratificó el veto impuesto por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) tras acusaciones de que el estado ruso patrocinó un programa de doping y ocultó las infracciones.

El tribunal rechazó la apelación de 68 atletas rusos contra su exclusión de los Juegos. El fallo del TAS es vinculante para el Comité Olímpico Interncional (COI), que tendrá que decidir antes del próximo martes si no excluye por completo a Rusia de los Juegos.

A pesar de la amenaza de exclusión, el Comité Olímpico de Rusia presentó una lista de 387 deportistas para participar en Río 2016. Entre ellos figuran también los 68 atletas que recurrieron su exclusión.

"El fallo ha creado una igualdad de condiciones para los atletas", afirmó la IAAF a través de un comunicado. El último 17 de junio, el organismo había decidió por unanimidad mantener la suspensión de la Federación de Atletismo Rusa, por los numerosos escándalos de dopaje que la han salpicado recientemente.

"Si bien estamos satisfechos porque nuestras normas, y nuestro poder para afianzar nuestras reglas y el código antidopaje han sido apoyados, este no es un día para declaraciones triunfantes. No he venido a este deporte para detener a los atletas de competición. Es el deseo instintivo de nuestra federación incluir, no excluir", comentó el presidente de la IAAF, Sebastian Coe.

Rusia, por su parte, anunció que "lamenta profundamente" la decisión del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) que rechazó la apelación de los 68 atletas rusos suspendidos para participar en los Juegos de Rio, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Esta decisión afecta a los "atletas que no tienen nada que ver con el dopaje", declaró a la prensa Peskov, estimando "poco probable que la responsabilidad colectiva pueda ser aceptada".

Por su parte, el ministro ruso de Deportes, Vitali Mutko, afirmó que la decisión del TAS es "política" y "sin fundamentos jurídicos".