Ante el aumento, no hay botellas de aceite en góndolas

La botella de 900 centímetros cúbicos de aceite de girasol se encuentra entre 24 y 26 pesos pero tras una desregulación del mercado habrá una suba de entorno al 30%, por lo que el precio llegará a 40 pesos.
Jueves 21 de julio de 2016
La inminente suba en el precio del aceite, que rondará el 30% desde agosto, aunque desde el gremio advierten que podría triplicarse antes de fin de año, ya genera desabastecimiento en góndolas de supermercados y en los casos donde aún quedaban botellas sólo estaba permitido comprar dos unidades por persona o grupo familiar.

Apenas se conoció la noticia acerca de la decisión del Gobierno de liberar el precio de este alimento tras dos años de congelamiento, la gente salió rápidamente a comprar botellas de aceite.

La reacción de la gente generó un inocultable desabastecimiento y en las góndolas se tornó imposible adquirir alguna botella de aceite de las variantes más económicas.

En cuanto al precio, la polémica continúa: para los empresarios será del 30% mientras que para el gremio del sector podría llegar al 100%.

Aunque el precio se mantuvo hasta ahora controlado, lo cierto es que en el lo que va del año el aceite de maíz subió casi 34% y el de girasol, casi 38%.

Incluso, durante junio, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que el precio del aceite subió 16% durante ese mes, tras dejar de integrar el plan oficial Precios Cuidados.

La polémica se originó tras la decisión del Gobierno de no extender más el fideicomiso que subsidió el precio interno del aceite, el cual fue creado en 2008 y se mantuvo vigente hasta diciembre de 2015 y prorrogado por el Gobierno de Mauricio Macri hasta julio.

En medio de esta controversia, el gerente de Comunicaciones y Relaciones Institucionales de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA), Andrés Alcaraz, ratificó que el precio del aceite aumentará 30% y cuestionó a sindicalistas que sostienen que el ajuste será mucho mayor.

"Quiero desmentir total y categóricamente que el precio del aceite vaya a triplicarse la semana que viene. Son declaraciones de un sindicalista que ostensiblemente se ha equivocado", enfatizó el directivo.

En declaraciones radiales, Alcaraz explicó: "El 1 de agosto va a aumentar el precio en un 30%, pero solamente en el 20% de los productos del mercado, que son los aceites de uso comestible".

"El aceite de girasol está en $30 y va a pasar a costar $40. El de mezcla está a $24 y pasaría a $31, pero estamos lejos de los $90 que dijo el sindicalista que no tiene nada que ver con la realidad", puntualizó.

El sindicalista en cuestión es el secretario general de la Federación de Aceiteros, Daniel Yofra, quien alertó que el precio del aceite aumentaría hasta 300%.

Alcaraz indicó que el ajuste "se debe a la compensación tras el fracaso del fideicomiso que permitía vender los aceites a menor valor que el precio de mercado, y al incremento en los costos de producción".

El dueño de la marca de aceite comestible Marolio, Víctor Fera, aseguró que la botella de 900 centímetros cúbicos costará entre 35 y 37 pesos en agosto y alcanzará los 40 pesos en septiembre, pero llegará a 90 pesos al menos este año.

Así, el empresario alimenticio -también propietario de la cadena Maxiconsumo- descartó que la botella de litro y medio de aceite de girasol o mezcla (con maíz) roce los 100 pesos.

La botella de 900 centímetros cúbicos de aceite de girasol estaba entre 12 y 14 pesos en diciembre, ahora se encuentra entre 24 y 26 pesos y con esta desregulación del mercado habrá una suba de entorno al 30%, por lo que el precio va a llegar a entre 35 y 37 pesos, dijo Fera.

El empresario consideró que con el aumento que registrará a partir del 1 de agosto, el aceite de girasol llegará al precio de mercado sin subsidio por lo que habrá un nuevo alza en septiembre, pero será "mínimo".

Fera, dueño de la marca de aceite Marolio, explicó que en la actualidad hay aproximadamente seis grandes envasadores y distribuidores que se distribuyen el mercado interno argentino en partes similares (16% promedio).

Del total de aceite producido en la Argentina, el mercado interno consume sólo el 4 por ciento y el restante 96 por ciento es exportado a diferentes países del mundo, principalmente Europa y Asia.