Monja: "Me pidieron que esté atenta porque venía José"

Una de ellas aseguró que la noche en que fue al monasterio, la madre Alba dio la orden de estar atentas al portón de entrada porque iba a ir el ex funcionario.
Viernes 22 de julio de 2016
Una de las monjas del convento de General Rodriguez aseguró que la noche que José López fue al monasterio, la madre Alba dio la orden de estar atentas al portón de entrada porque iba a ir el ex funcionario. También contó que lo conocía a López porque en varias ocasiones tomó el té con el obispo Rubén Di Monti en el convento.

María, una de las hermanas citadas por el juez Daniel Rafecas para declarar como testigo aseguró que esa noche, Alba le dio la orden a través de la hermana Marcela para que esté atenta al portón porque iba José Lopez.

María ratificó que ella atendió el portero cuando llegó la policía al lugar, dijo que le pidió instrucciones a la madre Alba y ésta le dijo que abriera la puerta "porque López ya se iba".

Aclaró que no sabía qué hacía López, pero que lo conoció porque solía tomar el té con el obispo Rubén Di Monte en el convento.

En plena feria judicial, las autoridades del edificio de Comodoro Py dispusieron "blindar" el tercer piso donde se encuentra el juzgado de Rafecas para que las monjas no fueran acosadas por los periodistas.

La primera en declarar ante Rafecas fue Marcela, quien aseguró que hace 20 años está bajo clausura en el último año salió del convento solo para votar y que necesitaba expresa autorización de la Madre Alba para poder estar en contacto con otras personas.

Por su parte la hermana María aseguró que las cámara para monitorear la entrada del convento se colocaron hace un año ante el temor que generó un robo que se produjo en el mismo. Ratificó que la madre Alba tiene en su cuarto una TV a través de la cual se pueden ver los movimientos.