Cuatro detenidos por integrar una banda de secuestradores

La “banda del Guchi” operaba en toda la zona oeste del conurbano.
Lunes 25 de julio de 2016
Cuatro presuntos integrantes de una banda de delincuentes a la que se le adjudican varios secuestros extorsivos fueron detenidos en un operativo realizado en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en el partido de La Matanza.

Entre los hechos que se le adjudican a los sospechosos, entre los que se encuentran un menor de edad, se incluye el secuestro de un matrimonio y su nieta a la salida del country "La Martona", del vecino partido de Cañuelas.

Los operativos para desbaratar la banda liderada por un individuo apodado como "Guchi" consistió en 19 allanamientos realizados por efectivos de la Policía Bonaerense en las villa de emergencia "San Petesburgo" y en otros puntos del barrio San Alberto, de Isidro Casanova.

Según trascendió, ahora los policías están atrás de al menos cuatro delincuentes que habrían integrado la banda y se mantenían prófugos.

Los policías de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza, que encabezaron el procedimiento, secuestraron dos pistolas, una de ellas de calibre 40 con la numeración suprimida y otra 380; una picana; dos chalecos antibalas similares a los de Policía y Gendarmería; una gorra con la inscripción de la fuerza provincial; conos refractarios y un uniforme completo de una empresa de seguridad privada, además de precintos y municiones.

Asimismo, los policías incautaron 26 teléfonos celulares, cinco notebooks, una tablet, joyas de oro, un automóvil Citroen DS3, un camión Mercedes Benz, una moto y un cuatriciclo, entre otros elementos de importancia.

De acuerdo con la investigación realizada, la banda realizaba secuestros extorsivos y exprés en varias zonas del Conurbano y se dedicaba a interceptar autos en los que viajaban familias tras simular operativos de control policial.

Una vez que las víctimas paraban su vehículo, los delincuentes trasladaban al conductor al auto de los ladrones mientras dos de los secuestradores se quedaban con el vehículo de la familia a la vez que extorsionaban a sus allegados para que consigan el dinero del rescate, generalmente bajas sumas de efectivo para que el hecho no durara más de 5 horas.

Luego los llevaban hasta la casa de "Guchi", el encargado de organizar la inteligencia y logística de los secuestros,. donde tenía preparado como aguantadero una casa prefabricada detrás de su propia vivienda con una conexión interna.

En tanto, el uniforme de seguridad privada era utilizado para realizar inteligencia en countries y barrios privados.

El caso más resonante adjudicado a la banda fue el secuestro de un matrimonio de jubilados y su nieta, a la salida de un cumpleaños que se había celebrado en el country la Martona, de Cañuelas, ocurrido el 3 de junio pasado.

Las víctimas fueron liberadas en la zona de Monte Grande tras el pago de un rescate de 15 mil dólares que se llevó a cabo en Ramos Mejía.