"No usaremos datos públicos como herramienta política"

El jefe de Gabinete negó que la utilización de la base de datos de la Anses se utilice para "vulnerar la intimidad de los ciudadanos" y rechazó que esta medida tenga fines de "propagandísticos".
Martes 26 de julio de 2016

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, negó hoy que la utilización, por parte del Gobierno, de la base de datos de la Anses se utilice para "vulnerar la intimidad de los ciudadanos" y rechazó que esta medida tenga fines de "comunicación política o propagandística".

"De ninguna manera con este convenio que hemos firmado y que es parte de la política de datos personales se prevé usar información personal o que de alguna manera vulnere la intimidad de los ciudadanos", aseveró el funcionario, en una conferencia de prensa que brindó esta mañana en la Casa Rosada.

De esta manera, aludió a la resolución gubernamental publicada el lunes en el Boletín Oficial que habilita, mediante un convenio a la Secretaría de Comunicación Pública —dependiente del jefe de Gabinete, Marcos Peña—, a disponer de los registros de información personal con los que cuenta la Administración de la Seguridad Social (Anses).

Peña señaló que esta medida se encuadra "en la ley de Protección de Datos Personales, con la mayor transparencia posible", que "la cooperación (entre organismos del Estado) está prevista y permitida y tiene muchísimos antecedentes en los últimos años, porque hay muchísimos convenios firmados por el Gobierno anterior para la utilización de bases de datos" y negó que en este caso el objetivo esté relacionado "con la comunicación política o propagandística, sino con el vínculo de los ciudadanos con el Estado".

Como ejemplo, Peña señaló que el Gobierno necesitará comunicarse con la ciudadanía para informar cómo se implementará "la devolución del IVA a aquellos que cobran asignaciones universales o la jubilación mínima". "Esto requiere comunicación para poder implementarse, para poder llegar a esas personas explicándoles cómo acceder a ese beneficio", completó.

También indicó que "la base de datos de la Anses es incompleta", así como también "la del PAMI", y destacó que "la Anses gastó 1000 millones de pesos en publicidad el año pasado pero no podía contactarse con sus beneficiaros".

"Esa idea de bajar propaganda política, como hacia el anterior gobierno, preveía un monólogo que no comunicaba. Estamos transformando esto. No utilizando medios públicos, como el Fútbol para Todos, para propaganda política", comparó.

El jefe de Gabinete sostuvo que "para profundizar la transparencia toda comunicación que se haga por parte de la Secretaria de Comunicación sera puesta online para que nadie tenga dudas de que se está aumentando la capacidad de llegar a todos los ciudadanos de modo institucional y sin vocación política".

Además, subrayó que "toda persona que reciba un e-mail del Estado se puede desuscribir, puede bajarse de esa base de datos y decir no quiere recibir información".

"No hay información sensible que afecte la intimidad, ni en este ni en ningún caso. No es intención vulnerar la intimidad ni perseguir a nadie", insistió.

La Secretaría de Comunicación de la Nación tendrá acceso a todos los datos personales que figuran en las bases de datos del Anses con el objetivo de mejorar su estrategia de comunicación, según argumentó el Gobierno.

Así se estableció en un "convenio de cooperación" firmado entre la Secretaría de Comunicación Pública y el Anses, publicado este lunes en el Boletín Oficial, "ad referéndum" del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña.

Mediante este convenio "se establece el marco técnico jurídico para el intercambio electrónico de información contenida en las bases de datos", para lo cual el Anses remitirá "periódicamente" a la Secretaría información que incluye nombre y apellido; DNI; CUIT/CUIL; domicilio; teléfonos; correo electrónico; fecha de nacimiento; estado civil, y estudios.

Según se informó, el objetivo de la medida es hacer llegar los mensajes del Gobierno a la población de modo directo "a través de las redes sociales y otros medios de comunicación electrónicos, hasta el llamado telefónico o la conversación persona a persona, de forma de lograr con los ciudadanos un contacto individual e instantáneo".

Para ello, el convenio entre las dependencias de Jorge Grecco y Emilio Basavilbaso subraya que la información que se obtendrá no reviste carácter de "sensible" y que no pone "en riesgo la intimidad o el honor de los titulares del dato", aunque se contemplan medidas de seguridad para "prevenir la adulteración, pérdida, consulta o tratamiento no autorizado", al tiempo que las partes "se obligan a mantener la más estricta confidencialidad".

"Los datos obtenidos sólo serán utilizados con el fin de llegar a la población con información de acciones de gobierno y con mensaje de utilidad pública que le resulten de relevancia, procurando en este punto lograr la mayor precisión posible", indicó el texto oficial.