Rial: “Marcelo Tinelli es el presidente de la Argentina”

El conductor aseguró en su programa que le dio “vergüenza” que la pelea entre el presidente Mauricio Macri y el conductor de ShowMatch tuvo “en vilo al país”. “Nos tomaron el pelo”, dijo.
Jueves 28 de julio de 2016
Jorge Rial comenzó Intrusos refiriéndose a la reunión entre Marcelo Tinelli y Mauricio Macri en la quinta de Olivos. “Marcelo Tinelli es el presidente de la Argentina”, sentenció.

El encuentro entre el presidente y el conductor se produjo luego de los cruces generados entre ambos, por la imitación que realiza Freddy Villarreal del jefe de Estado en Showmatch y por la campaña que armaron en Twitter para que no vean el programa.

“Pensar que un país estuvo en vilo por esta pelea. Pensé que la revolución llegaba por Twitter porque explotaba. Abrazo y consuelo a todos aquellos que tomaron partido por esta pelea”, dijo.

“Muchos apostaron a voltear a Tinelli y otros pensaron que se podían alinear atrás de él para ir en contra del presidente. Este es el resultado. Un Snapchat donde ‘cruzaron sus caras’. Casi no salgo al aire porque me descostillaba de risa”, siguió Rial irónico.

Luego, se mostró más indignado: “Me da vergüenza. Armaron todo un trasfondo político. El propio presidente le dijo a Joaquín Morales Solá que lo imitaban mal y Tinelli mandó a hacer un estudio concienzudo para decirnos que detrás de todo estaban los trolls y el PRO. O sea, el gobierno se encargó con dinero público, teóricamente, a destruir a un conductor de televisión”.

“Es una joda lo de los dos. Nos tomaron el pelo. Bienvenidos a un país de serio tiene poco. Mucha gente creyó que esta pelea era de verdad. Tinelli no fue kirchnerista ni es macrista ni massista. Es tinellista. Labura para él. Logró que el presidente de la nación fuera al pie. Esto es un resumen de lo que es nuestro país“, sostuvo el conductor.

Aún más enojado, el conductor de Intrusos lanzó: “Todos, al final, se bajan los lienzos con Marcelo Hugo Tinelli. Habla de que quien nos gobierna es Tinelli. Ahora, esto era innecesario, no me gustó. Fue un signo de debilidad de Macri”.