¿El fin mundo no era este 29 de julio?

Por estos días, se anunció en el canal de Youtube que este viernes se acababa el mundo. Llegamos a la fecha y se cayó otro mito. ¿Qué dijeron científicos al respecto?
Viernes 29 de julio de 2016
Aunque un canal de YouTube continúa sugiriendo que el mundo se acabará este viernes, 29 de julio, científicos ya habían desmentido previamente el argumento en el que se basan los administradores del sitio.

La “segunda venida de Jesucristo se producirá al mismo tiempo que una inversión de los polos magnéticos y un catastrófico terremoto mundial”, según el video publicado a principios de este mes por “End Times Prophecies”, conocido por alarmar con sus profecías fallidas sobre el Apocalipsis y la segunda llegada de Cristo.

El clip, acompañado de imágenes apoteósicas pero ordinarias, indica que con la llegada de Cristo, el Sol quedará sin luz y la Luna se tornará roja.

Según el relato, Cristo llegará en un caballo volador acompañado de un gigantesco Ejército para arrasar la Tierra con un terremoto. A este castigo, solo sobrevivirán los justos.

Pero si nos dejamos llevar por datos científicos, la teoría de estos “religiosos” no sería más que un engaño.

La NASA indicó, en el 2012, cuando surgieron profecías fatalistas como la anterior que, aunque se está produciendo un cambio en la polaridad de la Tierra, sus efectos en los seres humanos es mínima. “Si bien las condiciones que causan las inversiones de polaridad no son completamente predecibles, no hay nada en los millones de años de registro geológico para sugerir que cualquiera de los escenarios del ultimo día, vinculados a la inversión de polos, deba tomarse en serio”, de acuerdo con un científico de la agencia citado por el sitio Blasting News.

La última inversión se produjo hace, aproximadamente, 786,000 años. En caso de que volviera a ocurrir como se señala en el video, “incluso con un campo magnético débil, la espesa atmósfera de la Tierra también ofrece protección contra las partículas que provienen del Sol y el Cosmos”.

Para acabar de disipar las dudas, en al menos dos ocasiones, el grupo responsable de compartir la información en el sitio ha fallado en sus vaticinios previos. Si fuéramos a guiarnos por sus predicciones, ya el fin del mundo hubiera ocurrido en mayo con la choque de un asteroide y el presidente Barack Obama sería, en efecto, el anticristo, como declararon en su momento.