¿Las cocheras dejan de ser negocio por el tarifazo de agua?

Sus dueños se quejan de la abultada facturación que recibieron, la cual atenta contra su rentabilidad. La falta de medidores es un problema porque no se puede calcular el consumo exacto.
Martes 2 de agosto de 2016

Comprar una cochera fue durante años uno de los negocios más rentables. ¿El motivo? Se invierte poco, no requiere de mucho mantenimiento y su renta es más que aceptable. Pero ahora, el tarifazo atenta contra su rentabilidad debido a los elevados costos que están viniendo en las boletas de agua.

Es que la nueva facturación contempla la ubicación y los metros cuadrados que tiene el estacionamiento, y no el consumo. La falta de medidores hace imposible calcular el gasto exacto por mes y los precios resultan impagables.

Con este esquema de facturación, las grandes cocheras privadas llegan a pagar más de agua que un lavadero de auto o un lavadero de ropa..

Esta situación se repite en varios estacionamientos y edificios con cocheras porteños. En Flores, por ejemplo, un estacionamiento chico pagaba $400 de agua y con el tarifazo ahora abona $2.400.

En Caballito, en tanto, la cochera que antes pagaba $2.100 ahora tiene que pagar $7.500.

Por eso, desde el sector reclaman que AySA recategorice a los estacionamientos como "residenciales" para pagar una tarifa "acorde al uso que tienen del agua" y evitar así los "cierres masivos" de cocheras.

Valores de cocheras