Según la esposa, López iba al convento a retiro espiritual

María Amalia Díaz negó encubrir e supuesto enriquecimiento ilícito de su marido. Admitió haber tenido una discusión la noche en que López fue al convento a intentar ocultar los bolsos con u$s 9 millones.
Martes 2 de agosto de 2016

María Amalia Díaz, esposa de José López, negó esta tarde ser partícipe del enriquecimiento ilícito del exfuncionario y dijo que su marido tenía previsto recluirse unos días en el convento de General Rodríguez, donde llegó aquella madrugada del 14 de junio con bolsos con millones de dólares.

Mediante un escrito presentado ante el juez federal Daniel Rafecas, Díaz dijo que momentos antes de la llegada del exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo al convento había mantenido una discusión con su marido cuando vio que éste salía de su casa con el arma que luego aparece en el lugar.

La mujer también reveló que la tarde anterior discutió con López en la casa que alquilaban en Dique Luján cuando lo vio con la carabina Sig Saguer calibre 22. Además negó estar al tanto de los bolsos porque, según dejó asentado, tras la pelea se fue sola hacia el departamento de la familia en Recoleta.

"Estaba abocada a rendir mi último final de la facultad de la facultad para recibirme de abogada y trataba de evitar un poco el contacto con José", citó en el escrito, en el que asimismo contó que horas antes el exfuncionario kirchnerista le había dicho que "no encontraba paz". Ella había sospechado de una infidelidad "por su comportamiento anormal".