NY: prohíben a violadores jugar al Pokémon Go

La medida rige para los cerca de 3000 agresores sexuales de los que se tiene registro en el estado de Nueva York y que están en libertad condicional. Intenta proteger a los menores de edad que usen el juego.
Martes 2 de agosto de 2016
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pidió a las autoridades estatales que prohíban jugar Pokémon Go a los cerca de 3000 agresores sexuales de los que se tiene registro en el estado y que están en libertad condicional, con la finalidad de proteger a los menores de edad que usen el juego.

El Departamento de Centros Correccionales y Servicios Comunitarios hará que esto sea una condición para la libertad condicional de abusadores sexuales que salgan de prisiones estatales. Las autoridades recomendaron a las oficinas de libertad condicional en los condados que adopten la medida.

“A medida que evoluciona la tecnología, debemos asegurarnos de que los avances no representen nuevas formas para que depredadores peligrosos cacen a sus nuevas víctimas”, dijo Cuomo. La oficina del gobernador indicó que aún no se supo de algún incidente, pero que el potencial está ahí.

La ley de Nueva York requiere que los abusadores sexuales identificados por las autoridades mantengan la misma residencia, cuenta de e-mail, usuario y otros datos de identificación en internet ante la División de Servicios de Justicia Penal, que mantiene el registro abierto al público en la red.

3000 son los abusadores de los que se tiene registro.

En su momento, la División de Servicios de Justicia Penal envió a las redes sociales unos 52.000 registros relacionados con 18.544 abusadores, con el fin de que los retiren de las redes.

La División también comparte información con cerca de 40 empresas de redes sociales y se ha puesto en contacto con la desarrolladora del juego, Niantic, en un esfuerzo por colaborar con esa empresa. La División envió cerca de 52.000 registros relacionados con 18.544 abusadores sexuales desde 2008 que se usaron para retirar nombres de redes sociales.

El senador demócrata Jeff Klein expresó temores sobre los riesgos con agresores sexuales y propuso que los fabricantes del videojuego tomen medidas similares para asegurar que no aparezca ninguna criatura de Pokémon a 30 m de las residencias de estos abusadores, argumentando que en visitas a 100 residencias de estos delincuentes los pokemones aparecían frente a ellas el 57% de las veces.

Klein expresó que el único caso real que conocía ocurrió en Greenfield, Indiana, donde un oficial de libertad condicional vio a un abusador sexual de 42 años jugando con un chico de 16 en el jardín de la corte del condado en julio. El hombre, que estaba en libertad condicional y tenía prohibido entrar en contacto con menores de edad, fue arrestado.