Bonadio busca reactivar denuncia de Nisman a Cristina

Aceptó como querellantes a familiares de la AMIA. El juez investiga a Cristina y su canciller Héctor Tímerman por traición a la patria. Buscan tomar y reabrir la denuncia del fiscal muerto.
Martes 2 de agosto de 2016
El juez federal Claudio Bonadio aceptó hoy a familiares de las víctimas del atentado a la AMIA como querellantes en una causa contra el ex canciller Héctor Timerman por los presuntos delitos de traición a la Patria y encubrimiento.

Se trata de un proceso en el que el exministro de Relaciones Exteriores está imputado por haber reconocido en una conversación telefónica con dirigentes de la comunidad judía que Irán fue el país que orquestó el atentado contra la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994 con un saldo de 85 muertos.

Ese diálogo tuvo lugar poco antes de que el ex canciller firmara el Memorándum de Entendimiento con Irán, instrumento que fue derogado por el Gobierno de Mauricio Macri.
Este martes, el mismo día en que la DAIA formalizó su reclamo para la reapertura de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Timerman y la expresidenta Cristina Kirchner por supuesto encubrimiento de Irán, Bonadio decidió aceptar como querellantes a familiares en esta investigación derivada de esa acusación.

La causa que lleva adelante Bonadio tuvo origen en una denuncia del abogado Santiago Dupuy de Lome por encubrimiento y traición a la Patria, luego de que se conociera la grabación de una conversación telefónica en la que Timerman le admitía al ex presidente de la AMIA Guillermo Borger que había firmado el Memorándum de Entendimiento con Irán para intentar destrabar la investigación.

"Hace 18 años que pusieron la bomba. Vos no me decís con quién negociar, me estás diciendo con quien no negociar, qué vivo que sos... ¿Con quién querés que negocie entonces?", afirmó Timerman en esa conversación.

Ahora, Bonadio decidió aceptar a los familiares de las víctimas de AMIA Luis Luis Czyzewski y Mario Averbuch, como querellantes en el caso, mientras la representación política de la comunidad judía busca reabrir la denuncia de Nisman, que fue archivada por el juez federal Daniel Rafecas y luego por la Cámara Federal.