Tuitero excarcelado tras amenazas a Macri: “No tengo nada que ver”

Walter Joel Ovejero, uno de los detenidos por amenazar al presidente, afirmó que su tío es quien suele hacer esas “bromas”. Roberto Damboriana, su abogado, habló con Eduardo Serenellini en Canal 26.
Miércoles 3 de agosto de 2016
Walter Joel Ovejero, uno de los dos tuiteros detenidos el sábado por amenazar en las redes sociales al presidente Mauricio Macri, afirmó esta mañana, tras ser excarcelado, que su tío, quien suele hacer "bromas", se "hizo cargo" por el hecho y que él no tenía "nada que ver" en el tema.

"Estaba al lado de la estufa viendo televisión, en la misma casa" desde la que se identificó se escribían los tuits con amenazas, "escuché un golpe muy fuerte en la puerta de mi casa, salí a ver qué pasaba y tenía a la gente que me estaba haciendo el allanamiento", relató el joven, de 21 años.

En declaraciones a la prensa esta mañana al abandonar los tribunales, Ovejero señaló que "no podía creer" lo que pasaba, "no entendía, y al segundo me di cuenta de que era por las cosas que estaba haciendo mi (tío en la) computadora".

"Mi tío se hizo cargo, se hizo responsable, a mí me decía 'perdoname, metí la pata'", expresó el muchacho, que lamentó las condiciones de detención que afrontó: "Fue algo muy duro, muy difícil, no se lo deseo a nadie, es una experiencia muy fea que me tocó vivir, pero gracias a Dios ya estoy con mi familia".

Ellos "están mal pero a la vez bien, porque estoy acá de nuevo, ahora a seguir con mi vida".
Su tío, de la misma edad, identificado como Miguel De Paola, sigue detenido por orden de la jueza María Servini de Cubría, acusado del delito de "intimidación pública agravada por la ley de terrorismo".

"Creo que es una broma, él es de hacer broma y nada más que eso. Yo estoy muy tranquilo, no tengo nada que ver, nunca hice nada de eso, pero no es poca cosa amenazar al presidente del país, es algo muy serio", expresó Ovejero.

Para el delito de intimidación pública el Código Penal prevé una pena de dos a seis años de prisión, pero si se le aplica la ley antiterrorista se duplican los montos.

De Paola y Ovejero fueron detenidos el sábado en una casa del barrio porteño de Chacarita y quedaron imputados por "intimidación pública", acusados de haber enviado tuits en los que señalaban como posibles blancos de ataques terroristas a Macri, a la línea "B" de subtes y al shopping Abasto.

El viernes se emitieron mensajes amenazantes en Twitter con la etiqueta "Pray for Argentina" ("Recen por Argentina", en inglés) y datos sobre la supuesta facilidad que podrían encontrar grupos terroristas para atacar distintos objetivos en la Capital.

Tal como ahora, al ser indagado, Ovejero se declaró inocente y deslindó la responsabilidad en su tío, mientras que De Paola reconoció haber sido el responsable de los mensajes.