Carlotto: "Macri tiene obligación de saber que son 30.000"

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo cuestionó con dureza las declaraciones del Presidente sobre la última dictadura militar. "Este señor está involucionando, va para atrás", dijo.
Jueves 11 de agosto de 2016
La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto , salió al cruce de las declaraciones del Mauricio Macri sobre la cifra de desaparecidos durante la última dictadura militar. En un reportaje con Radio Con Vos, Carlotto afirmó que el Presidente tiene "la obligación de saber" que el número estimado de personas que desaparecieron es 30.000. "Este señor está involucionando, va para atrás", dijo.

En una entrevista con el sitio BuzzFeed, Macri evitó precisar la cifra de desaparecidos y generó una catarata de repudios de los organismos de Derechos Humanos. "No tengo idea [si fueron 30 mil]. Es un debate que no voy a entrar si son 9 mil o 30 mil, si son los que están anotados en un muro o mucho más. Me parece que es una discusión que no tiene sentido", aseguró.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo no ocultó su indignación por los dichos del primer mandatario. "Este señor, que es el presidente elegido constitucionalmente, al que uno respeta y espera que cumpla su función, se ocupa de querer cambiar la historia a su manera y a su gusto diciendo que no sabe. Entonces que aprenda. Él tiene la obligación de saber que son 30 mil las personas estimadas desaparecidas", sostuvo Carlotto.

"Además, no solo lo dicen los estudios que se han hecho y que todos los días se agrega una denuncia, incluso en los archivos desclasificados de EE.UU., que estamos estudiándolos y no podemos opinar, también se dice más de ocho mil y miles más", señaló.

Y agregó: "Quiere decir que está la expresión de los miles en todos los ámbitos serios y este señor lo desmerece, dice que no quiere hablar de esto, habla de un muro como si estuviéramos hablando de una pared rígida y estamos hablando del Parque de la Memoria [en la Costanera]".

Carlotto, además, cuestionó que Macri haya calificado a la última dictadura como "una guerra sucia". "Es muy doloroso que esta persona siga llamando guerra sucia a lo que no fue, fue terrorismo de Estado. No hubo dos demonios, hubo un solo. Y nuestros hijos no eran terroristas, llamarlos así era una ofensa histórica para nosotros y para todos", indicó.

Por último, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo lamentó que se hayan incrementado la cantidad de prisiones domiciliarias que reciben los condenados por crímenes de lesa humanidad.