Tarifazo: Gobierno busca apoyo político y no lo consigue

Promueve pronunciamientos de gobernadores y legisladores. Se está diluyendo el plan de llamar a audiencias públicas informales. Preparan reunión con ex secretarios de Energía.
Viernes 12 de agosto de 2016
Mientras se espera que el Gobierno publique la convocatoria a audiencias públicas formales con las que busca destrabar los aumentos en las tarifas de gas y electricidad, el ministro Juan José Aranguren recibió ayer algunos integrantes del grupo de ex secretarios de Energía que fue muy crítico de la gestión del Gobierno anterior en la materia.

En el encuentro los exfuncionarios insistieron con la opinión del documento publicado días atrás, según el cual debe haber "gradualidad" en la obtención de los precios mayoristas -gas y petróleo en boca de pozo, y de la energía eléctrica- y realizarse audiencias públicas para fijar las tarifas reguladas de transporte y distribución. Hoy realizarían una conferencia de prensa junto con Aranguren pero en relación con la política energética en general y no al tema tarifario.

En tanto, continuaron las declaraciones a favor del tarifazo por parte de funcionarios del Gobierno nacional, y de algunos gobernadores, citados por la agencia Télam. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que "la mayoría de los argentinos entiende que no había camino alternativo" con respecto a los subsidios y aseguró que la decisión del Gobierno "mejorará la situación", al tiempo que manifestó que aguardan la determinación de la Corte Suprema.

Sostuvo que "es un momento difícil pero si no se hubiesen tomado las medidas adoptadas y no reorganizábamos la economía, seguro nos acercábamos a lo que hoy vive Venezuela, con una economía colapsada...". El funcionario agregó: "La verdad no es fácil de digerir pero es más duro que falte el gas".

Por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que Aranguren explicará la semana próxima en la Cámara de Diputados que "lo que ocurre en la Argentina es producto de las pésimas políticas energéticas de los últimos años, que dejaron al país a punto de quedarse sin energía".

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, afirmó que "hay que decirle la verdad a la gente: las tarifas han estado muy retrasadas todo este tiempo y no podíamos seguir de esta manera". Cornejo, en cuya provincia por un fallo de la Justicia los residenciales no pagaban el aumento dispuesto en 2014 para el gas por el Gobierno anterior, llegó a hablar de "la bomba de tiempo" que recibió Mauricio Macri en materia energética.

Gustavo Bordet, de Entre Ríos, dijo que en su provincia "somos conscientes de que había que actualizar las tarifas...". Añadió: "Quizá podemos discutir el mecanismo, pero no el sinceramiento..." y que "se puede encontrar un criterio que pueda tener aplicabilidad en el marco tarifario".

También emitieron opiniones favorables los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, las dos provincias con mayor producción de gas y que ven aumentados sus ingresos por regalías con la fuerte mejora practicada sobre el precio del gas en bocas de pozo. De todas formas, Bertone dijo: "Podemos discutir el mecanismo, pero no el sinceramiento de las tarifas". El cordobés Juan Schiaretti afirmó que "las tarifas del gas estaban ridículamente atrasadas, pero es necesario que, cuando haya un aumento, tenga un tope, así no perjudica tanto a la población".