Río: cierran una de las piscinas que se tornó verde

Las autoridades de los Juegos Olímpicos de Río 2016 han asegurado que el agua recuperará su color azul "lo más pronto posible".
Viernes 12 de agosto de 2016
Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 han cerrado este viernes la piscina de salto olímpico que unos días antes se tornó de un extraño color verde. Así lo informa el diario británico 'The Independent'.

Con estas medidas se espera no perturbar el agua de la piscina hasta que ésta regrese a su color normal. "Confirmamos que los entrenamientos en el Parque Acuático María Lenk han suspendidos esta mañana", declaró el vocero de los JJ.OO. de Río, Philip Wikinson. "La razón es que el agua no debe ser perturbada, lo que causará que retorne a su color azul lo más pronto posible", añadió.

Un días después de que el agua de la piscina de salto olímpico amaneciera de un extraño color verde, la piscina de waterpolo del mismo parque acuático adquirió la misma tonalidad.

Los organizadores del evento deportivo atribuyeron este hecho a "una proliferación de algas" y a la "falta de viento" en el lugar. En un inicio aseguraron que el agua no supone un riesgo para la salud de los nadadores, pero finalmente han decidido cerrar una de las piscinas.